(Foto Referencial)
COMPARTE

El inspector Reijans Sanfiel, quien se desempeñaba como jefe de la oficina de Resguardo y
Custodia de Evidencias de la morgue de Bello Monte, fue destituido de su cargo.

Con Sanfiel, exfuncionario de la Dirección General de Contra Inteligencia Militar (DGCIM) suman tres los funcionarios despedidos en el mes de julio, como consecuencia del conflicto que surgió la noche del 22 de junio, durante la autopsia practicada al cadáver de David José Vallenilla de 22 años, baleado esa tarde en la autopista Francisco Fajardo, por un efectivo militar que custodiaba la base La Carlota.

El primero en ser separado de su cargo fue César Moreno, jefe de Seguridad Integral y días más tarde el sargento Modesto Sosa, coordinador de seguridad, corrió con la misma suerte.

La noche del 22 de junio comenzó un problema porque no les permitían el acceso a los fiscales del Ministerio Público y luego los dejaron entrar solamente como observadores. Al equipo de la Unidad Contra la Vulneración de Derechos Fundamentales de la Fiscalía General no lo dejaron participar directamente en la autopsia.

Al finalizar dicha experticia forense, las evidencias se las entregaron a la fiscalía y no al Cicpc, lo cual generó otro conflicto. A los funcionarios despedidos los acusan de haber hecho un procedimiento viciado, ilegal, pero una fuente de la institución aseguró que se cuidaron todos los extremos. Respetaron la cadena de custodia y le entregaron las evidencias a la fiscal de guardia mediante la firma de un acta.

Una fuente reveló que en el senamecf hay una cacería de brujas, por parte de una alta funcionaria que goza de influencia desde Miraflores.

Sanfiel fue contratado para poner orden en el departamento donde había más de 20 mil
evidencias en absoluto desorden, y este funcionario se encargó de clasificarlas y poner los
expedientes al día; dijo el informante. También se supo que una delegación del Senamecf está realizando inspecciones en todas las morgues, a nivel nacional, para verificar su funcionamiento.

Extraoficialmente se supo que la comisión viajó hace varias semanas al sur y occidente del país logrando constatar graves irregularidades. Recientemente se trasladaron al centro del país y hallaron serios problemas en la morgue de la Ciudad Hospitalaria Enrique Tejera (Chet) de Valencia, estado Carabobo.

Las cavas están dañadas y presentan fallas de refrigeración. Observaron sietes cadáveres en la sala de autopsias, uno de ellos en avanzado estado de descomposición. Otros 45 cadáveres putrefactos estaban en las cavas. Un funcionario que mantuvo su nombre en reserva dijo que los gusanos pululan por las paredes de las cavas.

Este viernes en la morgue de Bello Monte, un funcionario de baja jerarquía les indicó a unos periodistas que debían retirarse de las instalaciones, una actitud reiterada por parte de directivosde esa institución.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.