Foto: (Referencial)
COMPARTE

De un tiro de fusil en la espalda mataron a Franyerson Manuel González Martínez (19), quien se encontraba detenido en el módulo de la Guardia Nacional Bolivariana en Petare y a sus familiares les dieron distintas versiones.
El cuerpo de Franyerson y otros seis difuntos fueron llevados a la morgue de sábado a domingo. El responsable del crimen fue un efectivo que estaba de guardia a las cuatro de la madrugada del viernes. Unos dijeron que el funcionario estaba limpiando el arma y otros que se le escapó el tiro cuando se levantó de su asiento y lo tropezó.
A las 6 de la mañana Franyerson fue ingresado al hospital Domingo Luciani, de El Llanito, donde trabaja su abuela Carmen González, quien trabaja como enfermera en el lugar, y pese a los esfuerzos médicos el muchacho murió a las 9 de la mañana.
La enfermera contó que su nieto estaba detenido desde el 5 de diciembre, acusado de un robo junto con otras tres personas. Dos quedaron en libertad (un menor que había arrebatado el bolso) y un vendedor de café. Franyerson estaba a punto de salir también porque no había denuncia en su contra.
En cinco meses de prisión lo llevaron varias veces a tribunales y en algunas ocasiones diferían la audiencia por algún motivo. El jueves al salir del Palacio de Justicia les dijeron que la boleta de libertad tenía un error y debía ser corregido, por lo que Franyerson permanecería detenido 15 días más. El joven estaba a la orden del tribunal séptimo de Control.
La familia no se explica porqué no lo llevaron al módulo de La Dolorita, en Mariches, donde estuvo desde el primer día, sino que lo dejaron en el comando de Petare, frente al Metro.
Entre las versiones que se manejan esta la de que se quería escapar y también que se había enfrentado a la autoridad. El funcionario que le dio el tiro está detenido.
La bala le perforó el pulmón derecho y le salió por el pecho. El joven llegó hablando al hospital y dijo que le avisaran a su abuela. Trabajaba en una carpintería en Mariches, era el mayor de dos hermanos y vivía con su madre.
La señora González está dispuesta a acudir a todas las instancias que sean necesarias para que se haga justicia, porque a su nieto le violaron sus derechos humanos al mantenerlo preso sin pruebas.
Ella cuenta que el otro joven detenido por el mismo caso no tiene familiares que le lleven comida y ellos le daban cuando visitaban a Franyerson. Presenciaron cuando un guardia golpeó al preso porque estaba pidiendo algo de comer.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.