El supervisor jefe de la Policía Nacional Bolivariana, José Gil Silva, de 43 años de edad; y los oficiales de ese cuerpo policial Jimmy Martínez, de 41 años; Eduar Orasma, de 31 años; Nielsen Sojo, de 24 años; y la supervisora Adriana Josefina Gordones Echenique, de 41 años, fueron detenidos por orden del Tribunal 16º de Control de Caracas.

Los funcionarios fueron acusados por los delitos de peculado de uso, tráfico de materiales estratégicos y asociación por su presunta implicación en el hurto de guayas de cobre de alta tensión de la línea Arrecifes-Los Magallanes del Sistema Eléctrico Nacional, el 9 de este mes.

La situación fue descubierta en los sectores La Pica de Tacagua Vieja y Nuevo Horizonte de Catia. La imputación la hizo la Fiscalía de la Sala de Flagrancia de Caracas por una comisión de la Guardia Nacional. El juzgado ordenó que los cinco señalados fueran recluidos en la sede de esa institución en La Yaguara.

Ese día en la madrugada, la GNB recibió una llamada que alertaba sobre el hurto del cableado de alta tensión. Cuando la comisión llegó al sitio vieron dos patrullas de la Polinacional con cuatro de los imputados, quienes dijeron que hacían un recorrido y sus unidades se accidentaron.

Pero los guardias nacionales verificaron que en la parte trasera de una de las patrullas había un lote de guayas de cobre, y los detuvieron.

Con información de El Nacional




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.