Manifestantes en la marcha afueras del Capitolio de Texas en el "Día Sin Inmigrantes", el 16 de febrero. (Foto: Drew Anthony Smith/Getty Images/AFP)
COMPARTE

Negocios de todo EE.UU. cerraron este jueves por la protesta del “Día sin inmigrantes”, un espontáneo boicot contra la políticas migratorias del presidente Donald Trump que ha contado con el apoyo de empresarios y vecinos en numerosos puntos del país.

Un gran número de negocios de construcción, restaurantes, servicios de cuidado de niños o supermercados cerraron sus puertas para demostrar a Trump que, sin el trabajo inmigrante, Estados Unidos quedaría paralizado y sus comunidades no recibirían una parte integral de su vida diaria.

Inmigrantes en ciudades como Washington, Boston, Filadelfia o Los Ángeles suspendieron sus labores, se negaron a comprar o a tomar el transporte público, para disociarse por un día de la economía estadounidense y demostrar su importancia.

Un negocio de café vietnamita y una tintorería cerradas en solidaridad por el “Día Sin Inmigrantes” (Drew Angerer/Getty Images/AFP)

“Es una protesta de ausencia, no de presencia. Algo puede tener tanto o más impacto que una marcha al uso”, explicó a Efe el profesor de Sociología de la Universidad Americana, Ernesto Castañeda, en Mount Pleasant, el barrio hispano de Washington por excelencia.

En la capital estadounidense, inmigrantes salvadoreños, colombianos, indios o coreanos se sumaron a una huelga nacida de manera espontánea para protestar contra las medidas de Trump que quieren poner fin a las llamadas “ciudades santuario”, acelerar las deportaciones de indocumentados y prohibir la entrada a refugiados.

(Foto: Drew Anthony Smith/Getty Images/AFP)

Mount Pleasant fue este jueves un barrio en silencio, solo interrumpido por los asistentes a “La Casa”, un centro comunitario donde se ha aprovechado el paro laboral para explicar a los inmigrantes sus derechos si son detenidos o interrogados en las redadas del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), que se han intensificado.

Algunos supermercados colgaron el cartel de “cerrado por huelga general”, mientras que los colegios recibieron masivas llamadas de padres reportando que sus hijos (nacidos o educados en Estados Unidos pero de raíces inmigrantes) se encuentran enfermos y no asistirán a la escuela.

(Foto: Drew Angerer/Getty Images/AFP)

Según la emisora de radio local WAMU, al menos dos escuelas bilingües de Washington cerraron hoy en Washington por un acuerdo entre padres, maestros y empleados, quienes llevan su carácter de inmigrante como una medalla.

El famoso chef español José Andrés decidió cerrar la mayoría de sus restaurantes en la zona metropolitana de Washington, locales muy populares y situados en puntos de gran circulación de personas.

Fuera de Washington, hubo actos de protestas en numerosos puntos del país, como en Massachusetts, donde el Museo Davis, en la Universidad Wellesley, descolgará o ocultará 120 obras, el 20 % de su colección permanente, que han sido creadas o donadas por inmigrantes.

Activistas laborales también se manifestaron frente la Casa Blanca (AFP/ Mandel Ngan)

Según la Oficina del Censo, Estados Unidos ha visto un crecimiento histórico de población inmigrante y, según los datos más recientes de 2013, un 13 % nació en el extranjero, equivalente a más de 41 millones de personas.

Ese número es aún mayor si se incluyen los nacidos en Estados Unidos de padres inmigrantes, cuyo carácter ha quedado definido irremediablemente por los vínculos a dos o más países y la diversidad cultural.

Trump firmó una orden ejecutiva para privar de fondos a las ciudades que deciden no utilizar sus recursos de seguridad para colaborar con las autoridades federales, encargadas de inmigración, y entregar a los indocumentados que viven en sus vecindarios.

Decenas de alcaldes de las principales ciudades del país se han negado a ceder y comprobar el estatus migratorio de sus vecinos o entregarlos a las autoridades migratorias, por temor a crear un ambiente de paranoia que paralice sus comunidades por el miedo.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.