Diablos Danzantes de Tocuyito (Foto cortesía)

Ataviado con un traje mitad rojo y mitad negro, en el día de la solemnidad del Corpus Christi, se dejó ver por las calles del casco de Tocuyito un Diablo danzando al son de maracas y un cuatro.

El coordinador general del Movimiento “Travesura Cultural”, Pío Lara, expresó que danza para que pronto regrese la diablada completa, y como hace cincuenta años, puedan todos volver a danzar y tejer cintas. “Mientras tanto llegare hasta el templo de San pablo Ermitaño, para elevar una oración de rogativas ante el santísimo Sacramento del Altar por el fin de la pandemia”.

Pío Lara, asegura que es un regalo bonito para Tocuyito y el municipio Libertador en el marco del Bicentenario de la Batalla de Carabobo, que gracias al respaldo de algunos miembros de la cultura tocuyitana, como Ulises Dalmau, Ricardo Figueira, Carlos Hernández, Edith Hereira, así como con el apoyo espiritual del párroco de Tocuyito, el Padre Oscar Monzón y otros integrantes de su parroquia, se pudo llevar a cabo esta primera muestra después de tantos años de inactividad de esta diablada.

De la tradición se destaca que el antropólogo Enrique González Ordosgoitti, en sus estudios etnográficos sobre Venezuela, publicados en su Columna mensual “Desde Abajo”, en la Revista Familia Cristiana Digital de los Hermanos Paulinos (Mayo de 2012) que según un trabajo de campo de Aretz, Pérez y Ramón y Rivera en junio de 1947, nos hablan de Diablos vestidos de Rojo que bailan no solo para el día del Corpus Christi sino también en honor a San Juan Bautista el 24 de Junio.

El ritual comenzó con el repique de la maraca del Diablo, para luego, marcar una cruz en el aire, después el Diablo hace una figura denominada Paso de la Bendición, con la que recorre parte del camino hacia el Santísimo u otro altar, seguidamente hace el Brinco de la Cruz, que consiste en formar una cruz con su brinco.

Terminado el Brinco de la Cruz, suena el Cuatro para que el Diablo haga otra figura llamada, el Paso de Rendición, esta se hace hasta llegar frente al Santísimo donde cae postrado ante él, allí el Diablo hizo sus Rogativas por el fin de la pandemia, y asumiendo luego que Dios Padre escuchó sus ruegos y le da su bendición, se retira de la iglesia sin darle la espalda al Santísimo, ya en la calle, el Diablo festeja el triunfo del bien sobre el mal, con la danza de La Bamba, donde contento se va a recorrer las calles del pueblo.

Es de hacer notar que el Diablo, puede encontrar un altar, una gruta, o una cruz en su recorrido y repetirá el mismo ritual, solo que ante ellos no caerá postrado (acostado en el suelo), sino solamente de rodillas.

Para finalizar el cuentacuentos acotó que Tocuyito tiene muchas historias bonitas que contar, y esta de los Diablos danzantes, es una de ellas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.