COMPARTE

Según el DRAE, se llama así la conversación sin coherencia lógica. Los dialogantes se cruzan palabras, pero no hablan del objetivo del diálogo para lo lograr un acuerdo de cara a cara. Esta semana que termina presenciamos lo más notorio del “diálogo de besugos”. El régimen insiste en el tema, pero no cumple en lo absoluto con lo acordado, no les interesa avanzar en acuerdos objetivos. Las posiciones de hoy siguen tan estancadas como hace un mes. Entonces: ¿Es o no es un “diálogo de besugos”?

Las posiciones son irreconciliables, el régimen no muestra sinceridad, ni respeto ni compromiso moral ni político, no siendo así, “el besugo” gana, el diálogo está convertido en una simple plática sin sentido práctico, ni lógica alguna, es la doble moral del régimen que desde un principio ha despreciado el diálogo, prefiere la violencia, la coerción y el “todo se vale”, por encima del respeto mutuo, sin importar los costos.

Mientras el diálogo fracasa, el hartazgo social crece, el régimen es visto por el colectivo social como los mismos haciendo lo mismo y pareciera que el país está condenado a soportar un esquema político, económico y social nefasto y sin participación que haga que las cosas cambien radicalmente. En toda la gestión del régimen está claramente definida la doble moral, la mentira abierta y el cinismo elevado a valor político, su “filosofía” es la del “todo se vale”.

Esa “lógica” del régimen y su “diálogo de besugos”, borra los límites de la decencia moral y del sentido ético de la política, allí, la irresponsabilidad del régimen y su presidente, la astucia y tesón para imponerse como sea ante cualquier enemigo, empujan a la sociedad hacia la desesperanza, violentan para luego redimir, falsos creadores de esperanzas, adalides de la barbarie, sin sentido de humanidad, sin sonrojo ni pudor.

Los sujetos de esta lógica perversa, con el “todo se vale” han violentado la política como efecto de conjunto y cínicamente pregonan su espíritu de socialismo delictivo que penetró al sistema y el sujeto, ya corrompido, lleva incorporado en su cuerpo partes de los “logros” obtenidos por sus capitostes en el largo tránsito del SSXXI y su nefasta herencia, convertidos en verdaderos verdugos de Venezuela y sus ciudadanos.

Contra el cambio político están los intereses de los depredadores y verdugos oficialistas, quienes representan un obstáculo mayor para la liberación del país, puesto que la lucha decisiva está en la conciencia de cada uno de los hombres y mujeres, está sembrado en la psicología social, del mal llamado dogma del chavismo, conjuntamente con mitos y estereotipos heredados que conforman, en las clases sociales, una especie de complejo de inferioridad política, gracias a las deformadas ideas arraigadas en la esperanza del pueblo. El chavismo mutiló la mente y el alma de la clase más necesitada y la mutilación del madurismo es más espantosa que la anterior.

Hoy día las falsificaciones del régimen han defraudado al colectivo social y, qué pasó: ¿decepción, pérdida de confianza, escepticismo? No, la reacción de la conciencia social ha sido más ingeniosa al advertir el daño causado y por causar. El país está triste, está de luto, no hay ambiente navideño y carecemos del liderazgo necesario para salir del muladar de Miraflores.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.