Gonsolin abrirá este choque para el equipo angelino en el Globe Life Field de Arlington, Texas. Foto EFE.

Jornada de descanso en la competición de la Serie Mundial que sirvió como antesala de lo que será el sexto partido, el cual dará a los Dodgers de Los Angeles la primera oportunidad de conseguir el título de campeones, y a los Rays de Tampa Bay la opción de reaccionar ante el adverso escenario.

Ambos equipos buscarán conseguir esos objetivos y para ello, el manager de los Dodgers, Dave Roberts, defendió este lunes el haber elegido al derecho Tony Gonsolin como su abridor del partido.

Lo anterior significa que, se va a ir de nuevo con la utilización al máximo del bullpen, dando descanso a los abridores estelares de cara a si se tiene que jugar un séptimo partido.

“No tengo ninguna duda que va a realizar una buena labor para mantenernos en el partido desde el principio. Luego, veremos lo que sucede. Tenemos un gran pitcheo y hasta ahora todos han respondido con una gran labor que nos ha permitido tener la ventaja en la serie”, argumentó Roberts.

Gonsolin, que dejó récord de 2-2 y 2.31 de efectividad durante nueve juegos en la ronda regular, no ha tenido el mismo éxito en la postemporada.

Después de no ver acción en la Serie Comodín y en la Serie Divisional, abrió el segundo choque de la Serie de Campeonato ante los Bravos, en sustitución de Clayton Kershaw, quien no pudo lanzar ese día por problemas en la espalda. Gonsolin fue castigado con cinco carreras en 4.1 entradas de trabajo en el montículo.

El derecho de 26 años volvió a lanzar en el séptimo compromiso de la misma serie y le fabricaron dos carreras en dos entradas. Mientras que, en la Serie Mundial, trabajó en el segundo juego y permitió una carrera en 1.1 episodios. En total, le han conectado tres cuadrangulares en 7.2 innings en la postemporada.

“Cada partido es una historia completamente nueva y por lo tanto no tenemos ninguna duda que Gonsolin nos va a ayudar a luchar por el triunfo”, reiteró el manager, quien podría tener listo, de inmediato, al zurdo mexicano Julio Urías.

Los Dodgers que disputan su vigésimo cuarto “Clásico de Otoño” buscan conseguir el séptimo título de campeones, que no tienen en su poder desde 1988.

Mientras que, los Rays tratarán de mantenerse con vida y una de las claves será el trabajo que realice el abridor estelar, Blake Snell, desde el montículo del Globe Life Field, de Arlington.

Snell, ganador del premio Cy Young de la Liga Americana en el 2018, tuvo marca de 4-2 con 3.27 de efectividad en la ronda regular de esta temporada. Actualmente, tiene foja de 1-2 con 3.33 de efectividad durante cinco aperturas en la postemporada.

Además en su más reciente salida, el segundo choque de la Serie Mundial, lanzó 4.2 entradas, permitiendo dos carreras con cuatro boletos y nueve ponches.

Ahora Snell, se encuentra ante el partido más decisivo de su carrera, ya que tendrá que ser el pilar principal en el que los Rays intenten, una vez más, encontrar la manera de sobrellevar el partido.

Tampa Bay saltará este martes al diamante del Globe Life Field, sin pensar en la eliminación, sino en que aún se encuentran en capacidad de remontar y seguir en la lucha por el título.

El más convencido de esa realidad es el manager Kevin Cash, quien considera que el equipo ha demostrado que siempre esta listo para encontrar la manera de remontar, y esta vez, no será la excepción.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.