(Foto AFP)
COMPARTE

Entre el dolor y la desazón, Colombia busca este domingo contrarreloj supervivientes de una brutal avalancha que arrasó la sureña ciudad de Mocoa, dejando más de 200 muertos y cubriéndolo todo de barro y piedras tras torrenciales lluvias en la región andina de Sudamérica.

El último reporte oficial cifraba en 210 el total de muertos, en alza con respecto al balance anterior, y más de 200 heridos luego del desborde de tres ríos la medianoche del viernes, “un mar de lodo” que se llevó todo por delante, según testigos.

“De 210 personas fallecidas se han logrado identificar 170. No hay oficialmente desaparecidos, ni ningún niño desamparado”, informó en Twitter el presidente Juan Manuel Santos, que encabeza en la zona las tareas de auxilio y reconstrucción.

En la capital del Putumayo estaba nublado y hacía un calor pegajoso. Apenas cayeron algunas gotas este domingo, mientras muchos buscaban a sus seres queridos o trataban de recuperar alguna pertenencia tras perderlo todo.

“Me fui a buscar a mi sobrina pero no la encontré. Escarbé y escarbé hasta que me encontré fue la mano de un bebé, fue horrible. A ella se la llevó el lodo, ya no la voy a ver”, contó desolada a la AFP Marta Gómez.

Con los pantalones llenos de barro y junto a su perro, un pastor alemán también embarrado, esta mujer de 38 años esperaba para inscribirse y recibir ayuda gubernamental.

Un desolador panorama la rodeaba: muñecas descabezadas en el lodo, zapatos abandonados de todos los tamaños, gigantes raíces de árboles arrancados, vehículos atascados, gente cargando desde cestas con huevos hasta neveras y muebles desde las casas destruidas.

La mayoría de los barrios afectados son pobres y con población desplazada por el conflicto armado de medio siglo que azota a Colombia.

– Evitar epidemias –
Con el lodo aún no totalmente seco, los socorristas continuaban auxiliando a los damnificados. “Sigue la labor de búsqueda para encontrar sobrevivientes, aún estamos dentro de la ventana de las 72 horas posteriores a un desastre así”, dijo a AFP un portavoz de la Cruz Roja Colombiana (CRC).

El Defensor del Pueblo de Putumayo, Fabián Vargas, detalló que equipos de rescate realizan procedimientos de barrido de los lugares por dónde pasó la avalancha, en búsqueda de eventuales nuevas víctimas.

Además, prosigue la identificación de decenas de cadáveres que permanecían el domingo en el hospital de la ciudad.

“Ya está el proceso en marcha con personal de medicina legal”, apuntó, pero dijo que el paso de las horas hace necesaria una limpieza del recinto, que sigue recibiendo cuerpos tras el alud.

El gobierno también busca evitar brotes de epidemias en esa calurosa y húmeda ciudad amazónica, para lo cual se prevé el traslado de expertos para desarrollar un plan de prevención de infecciones, informaron autoridades sanitarias.

– ¿Nueva avalancha? –
Mocoa, de unos 40.000 habitantes, seguía sin energía eléctrica ni agua corriente.

“El agua tiene un problema estructural, eso va tomar tiempo. Entonces por un lado estamos trayendo más carrotanques, estamos habilitando los puentes que estaban destruidos y al mismo tiempo ver cómo aceleramos las reconstrucciones de la parte estructural, el agua, la energía, en vivienda”, explicó Santos a periodistas.

Reponer la energía es otra tarea difícil, admitió por su parte el viceministro del Interior, Guillermo Rivera.

“Lo que habría que construir es una nueva subestación, y eso va a tardar”, dijo a Caracol Radio.

Tras un sobrevuelo, la Fuerza Aérea no encontró ningún indicio de represamiento en ríos o quebradas, minimizando la posibilidad de una nueva avalancha.

“Se estima un descenso de las precipitaciones para el lunes y martes”, indicó por su parte el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (Ideam), citado por la Presidencia.

– “Voz de aliento” –
“Estoy profundamente apenado por la tragedia que golpeó Colombia”, dijo el papa Francisco durante una misa en Carpi (norte de Italia), una “voz de aliento” que Santos agradeció en Twitter, así como las múltiples expresiones de solidaridad de todo el mundo.

“Rezo por las víctimas y quiero asegurar mi cercanía con quienes lloran a los desaparecidos”, agregó el sumo pontífice, cuya visita a Colombia está prevista para septiembre.

Esta avalancha supera al último gran desastre natural de Colombia, un deslave en Salgar que dejó 92 muertos en mayo de 2015.

Las fuertes lluvias en Sudamérica no solo han golpeado a Colombia, también han afectado a Perú, con 101 muertos y más de un millón de damnificados, y a Ecuador, con 21 muertes desde enero y más de 9.000 familias afectadas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.