John Kelly, secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos (Foto EFE)
COMPARTE

El nuevo secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, propuso este martes una alianza entre su país y México para luchar contra el tráfico de drogas, aunque insistió en la construcción del muro fronterizo y dijo que espera que esté bien avanzado dentro de dos años.

Frente a un comité de la Cámara de Representantes, Kelly consideró que México puede convertirse en un “gran aliado” si EE.UU. le ayuda a erradicar los cultivos de amapola, de cuyo bulbo se extrae una goma con la que se elabora la heroína y otras sustancias, como el opio y la morfina.

“Creo que un enorme aliado puede ser México, por ejemplo, si le ayudamos a ir contra los cultivos de amapola, si les ayudamos a ir contra los laboratorios de producción y si les ayudamos a ir contra la heroína y las metanfetaminas mientras se mueven antes de llegar a la frontera”, consideró Kelly.

Kelly, un general retirado que conoce bien el continente americano, puso como ejemplo de esa colaboración a Colombia, el “aliado más cercano” de Estados Unidos en Latinoamérica.

“Si las drogas llegan a EE.UU. hemos perdido. Y pondré de ejemplo la cocaína en Colombia. El año pasado, nuestros amigos de Colombia, nuestros aliados más cercanos en Latinoamérica, erradicaron decenas de millones de plantas de cocaína, incautaron toneladas de cocaína y destruyeron centenares de laboratorios”, subrayó.

“Esa cocaína nunca llegó a Estados Unidos”, resaltó Kelly, que explicó que si la cocaína no es detenida en Colombia y alcanza Centroamérica, entonces es imposible detener su entrada en EE.UU.

De esta forma, defendió el enfoque de la guerra contra las drogas y abogó por perseguir a los criminales en los países donde se produce y por donde transitan los estupefacientes.

No obstante, Kelly apostó por complementar los planes de colaboración con otros países con un esfuerzo a nivel nacional para erradicar el masivo consumo de drogas en EE.UU., donde las muertes por heroína se han multiplicado en los últimos años, especialmente entre la comunidad blanca de clase media.

“La gente en el sur mira al norte y dice: ¿qué tal si dejáis de culparnos a nosotros por no hacer lo suficiente para acabar con el tráfico de drogas? ¿Qué tal si vosotros paráis la demanda y así el tráfico de drogas puede desaparecer?”, argumentó Kelly, jefe del Comando Sur ente 2012 y 2016.

En el Comando Sur, órgano del Departamento de Defensa encargado de coordinar las operaciones en América del Sur y Central, Kelly forjó alianzas con Honduras, Colombia y Chile y abogó por dedicar más recursos a la seguridad fronteriza para evitar el narcotráfico y el tráfico de personas.

Como secretario de Seguridad Nacional de EE.UU., ahora Kelly tiene poder para decidir sobre las fronteras y, por ello, ante el comité, se comprometió a levantar el muro fronterizo con México.

Al ser preguntado por el legislador republicano Mike Rogers por el plazo de construcción del muro, Kelly respondió: “Es difícil de saber, depende de la financiación y de todo eso, pero me gustaría ver que está bien avanzado dentro de dos años”.

El titular de Seguridad Nacional ya había delineado ese plazo de dos años en una entrevista este mes con la cadena Fox.

Kelly consideró que la falta de un muro fronterizo es una “herida abierta” en las defensas del país, aunque reconoció que no es posible construir “un muro al mismo tiempo en todos los lugares” y, por ello, abogó por complementar la barrera física con herramientas de vigilancia aérea, como drones.

En su primera comparecencia en el Congreso como secretario de Seguridad Nacional, Kelly también asumió la responsabilidad por el caos que ha provocado el veto proclamado por el presidente, Donald Trump, el pasado 27 de enero para impedir temporalmente la entrada al país de refugiados y ciudadanos de siete países musulmanes.

“En retrospectiva, y esto es mi culpa, yo debería haber retrasado esto un poco para poder haberlo hablado con miembros del Congreso, especialmente con el liderazgo de los comités como este, con el fin de que pudieran prepararse para lo que estaba por venir”, consideró Kelly.

Esta es la primera vez que un alto cargo del Gobierno del nivel de Kelly reconoce fallos en la proclamación del decreto sobre refugiados e inmigrantes.

No obstante, aseguró que la orden ejecutiva de Trump es “legal y constitucional” y defendió que los siete países afectados (Libia, Sudán, Somalia, Siria, Irak, Irán y Yemen) son “estados fallidos” incapaces de compartir información con EE.UU. sobre sus ciudadanos potencialmente peligrosos.

Kelly aseguró que su Gobierno no incluirá a ningún otro país en la prohibición y respondió así a los medios de comunicación que decían que Trump estaba planeando incluir a 12 naciones más.

La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito, con sede en San Francisco (California), celebrará hoy una audiencia para estudiar el futuro del veto migratorio de Trump, aunque hoy mismo el mandatario reconoció que la batalla legal puede llegar hasta el Tribunal Supremo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.