Embajada rusa en Washington DC, Estados Unidos. (Foto EFE)

El presiente de Estados Unidos, Donald Trump, se sumó hoy a las sanciones a Rusia por el intento de asesinato con un agente químico del exespía Sergei Skripal con la orden de expulsión de 60 funcionarios rusos y el cierre del consulado ruso en Seattle, Washington.

“Tomamos estas medidas para demostrar nuestra inquebrantable solidaridad con el Reino Unido y para imponer consecuencias a Rusia por sus constantes violaciones de las normas internacionales”, explicó la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, mediante un comunicado.

El anuncio tuvo lugar el mismo día en que numerosos aliados del Reino Unido anunciaron también expulsiones de diplomáticos y funcionarios rusos en represalia por dicho ataque, de cuya autoría el Departamento de Estado responsabiliza ahora abiertamente a Moscú.

Según informaron miembros de la Administración en una rueda de prensa telefónica, la Casa Blanca convocó al embajador ruso en Washington, Anatoly Antonov, para transmitirle la decisión y comunicó al Kremlin la medida a través de los canales habituales.

Los 60 funcionarios, a los que Washington acusa de ser oficiales de inteligencia amparados por la inmunidad diplomática, deberán abandonar el país en el plazo de una semana. En cuanto al consulado en Seattle, deberá ser clausurado antes del 2 de abril, igualmente.

Este anunció responde al intento de asesinato contra Skripal y su hija, quienes el pasado 4 de marzo fueron hallados inconscientes en un parque de Salisbury, sur de Inglaterra, tras estar expuestos a una sustancia química que, según Londres, fue desarrollada en Rusia.

“Este ataque a nuestro aliado, el Reino Unido, puso incontables vidas en riesgo y provocó graves heridas a tres personas, incluido un oficial de la policía”, denunció Nauert, quien se refirió al suceso como una indignante violación de los acuerdos internacionales sobre el uso de armas químicas.

Entre los 60 expulsados se encuentran, además, doce miembros de la misión rusa ante las Naciones Unidas, en Nueva York, por haber abusado de sus privilegios de residencia en Estados Unidos, indicó la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley.

“Después de una investigación, hemos concluido que los doce eran funcionarios de inteligencia que participaban en actividades de espionaje contrarias a nuestra Seguridad Nacional. Aquí en Nueva York, Rusia aprovecha las Naciones Unidas como un refugio para actividades peligrosas dentro de nuestra propias fronteras”, acusó Haley.

Tanto la medida como el tono empleado por los distintos funcionarios estadounidenses contrastan con la actitud de la Casa Blanca con el Kremlin hasta el momento.

A pesar de que el pasado día 15 de marzo, el Departamento del Tesoro sancionó a cinco entidades y 19 personas rusas por su intento de injerencia en las elecciones presidenciales de 2016 a través de ataques cibernéticos, numerosas voces críticas habían pedido a Trump más mano dura con su homólogo ruso, Vladimir Putin.

Estas sanciones han sido el castigo más severo adoptado hasta ahora por el Gobierno de Trump con relación a Rusia a pesar de que las agencias de inteligencia estadounidenses han asegurado en reiteradas ocasiones que el Kremlin interfirió en las pasadas elecciones estadounidenses que ganó Trump.

De hecho, el que Trump felicitara la semana pasada a Putin por su reciente victoria en las elecciones presidenciales, tal y como reconoció el propio mandatario, generó una gran controversia en el país por considerar que con su gesto legitimaba unos comicios faltos de garantías, según denunciaron numerosas organizaciones.

Esta polémica se ha prolongado hasta hoy mismo, cuando el portavoz adjunto de la Casa Blanca, Raj Shah, ha tenido que hacer frente a diversas preguntas sobre la conversación telefónica entre ambos mandatarios.

“Queremos mantener una relación de cooperación. El presidente quiere trabajar con los rusos, pero sus acciones a veces no permiten que esto suceda”, justificó Shah, quien añadió que tras la decisión de expulsar a los funcionarios del Kremlin la pelota está en su tejado.

De acuerdo con un funcionario de la Administración que pidió mantener el anonimato, Trump no ha hablado directamente con Putin sobre la expulsión de los 60 funcionarios.

Cuestionado sobre las posibles repercusiones que pueda tener el anuncio de hoy, el funcionario rechazó especular sobre la reacción del Kremlin, pero advirtió que Washington se reserva el derecho de tomar nuevas medidas de considerarlo necesario.

Tras la expulsión por parte del Reino Unidos de 23 diplomáticos rusos de su territorio por este caso, además de EE.UU., hoy anunciaron medidas similares numerosos países de la Unión Europea, Ucrania o Canadá, que ordenó la salida del país de cuatro de ellos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.