El académico nicaragüense Félix Maradiaga. Foto Cortesía

El académico nicaragüense Félix Maradiaga rechazó hoy las acusaciones de la Policía Nacional de organizar bandas delincuenciales para alterar la paz en Nicaragua desde el pasado 18 de abril cuando comenzó la crisis sociopolítica que atraviesa este país.

“Todas las acusaciones son falsas. No hay absolutamente ninguna evidencia”, dijo Maradiaga, también director ejecutivo del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), un centro de investigación creado en 2004, en un vídeo publicado a través de su red social de Facebook.

“En mis 41 años, ni siquiera he portado armas”, agregó Maradiaga, quien se encuentra en Washington con una representación de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que aglutina al sector privado, sociedad civil, estudiantes y campesinos, para denunciar la situación que atraviesa Nicaragua desde el pasado 18 de abril.

Según la Policía Nacional, han logrado detectar la existencia de estructuras delincuenciales organizadas por Maradiaga en conjunto con una agrupación denominada ‘Viper’, dedicada al crimen organizado, narcotráfico, terrorismo, asesinato y otros delitos conexos.

Esa estructura incluye “la contratación de sicarios para la ejecución de asesinatos, tráfico de drogas, armas y municiones, así como terrorismo mediático” y operaba en el sector de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), en Managua, que se mantiene ocupada por un grupo de estudiantes que protestan contra el Ejecutivo, según esa denuncia.

La Policía vincula al académico y a esa banda con un mexicano de nombre Javier Carrillo, quien, según las investigaciones, propuso facilitar armas de fuego y municiones, a cambio de obtener “algunos beneficios para la actividad delincuencial que estaba referida al tráfico de drogas y armas de fuego”.

Maradiaga, que fue secretario general del Ministerio de Defensa durante la Administración de Enrique Bolaños (2002-2007), dijo que él es un “autoconvocado más en la explosión de democracia, de indignación y de búsqueda de justicia que se vive en Nicaragua a partir del 18 de abril”.

Sostuvo que su participación en medio de la crisis ha sido humanitaria y denunció que desde hace días ha sido perseguido y que ha sufrido dos atentados contra su vida y “un sinnúmero de ataques por todas las vías para desprestigiar la lucha cívica y no violenta que se ha dado en Nicaragua” contra la “tiranía de Daniel Ortega y (la vicepresidenta) Rosario Murillo”, que gobiernan este país.

Asimismo, dijo desconocer a Cristhián Josué Mendoza Hernández, alias ‘Viper’, presunto cabecilla de la banda y quien fue capturado por la Policía Nacional, y que su único contacto fue con su abuela a quien encontró en las afueras de “El Chipote”, en Managua, junto a decenas de madres que buscaban en ese lugar a sus hijos detenidos.

“Me pueden encarcelar, me pueden matar, pero no se matan las ideas y no se mata la libertad. Yo no se si voy a poder hablar dentro de poco, pero quiero que las personas que me escuchan sepan que el mundo está con nosotros y que la historia demuestra que los tiranos nunca salen por la puerta grande, se van por la puerta de atrás, por las malas y por las buenas”, continuó.

Asimismo, hizo un llamado a la paz, a que no haya más derramamiento de sangre de ningún lado, y a no recurrir a la violencia, porque “no necesitamos más violencia”.

“Estoy muy fuerte, porque estoy profundamente convencido que Nicaragua va a ser libre”, finalizó.

Desde el 18 de abril, Nicaragua vive su crisis más sangrienta desde los años 80 con 127 muertos y cerca de un millar de heridos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Las protestas contra Ortega y Murillo comenzaron por unas reformas fallidas de la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del presidente, después de 11 años en el poder, con acusaciones por parte de los opositores de abuso y corrupción. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.