Luis Suárez, delantero del Barcelona, celebrando la victoria de su equipo ante el Espanyol. / Foto EFE

El Barcelona venció 1-0 en el derbi catalán a un Espanyol que, con este resultado, desciende matemáticamente y se despide de Primera División luego de 26 años.

Los azulgranas salieron al Camp Nou con el tridente Messi – Suárez – Griezmann que tan buenos resultados dio a los de Setién en el partido anterior frente al Villarreal. El Espanyol, por su parte, buscaba seguir con la esperanza de quedarse en Primera, alineando a cinco defensores y apostando por el contragolpe.

Los ‘Pericos’ salieron al campo con las líneas muy juntas, sin dejar espacio, mientras que los culés tenían la posesión, pero sin la profundidad necesaria para romper semejante entramado defensivo.

La primera ocasión fue para los visitantes, a la contra y tomando la espalda de la defensa azulgrana. Embarba entró al área desde la banda derecha y su tiro cruzado fue sacado por la pierna de Ter Stergen, que, a pesar de la irregular temporada culé, sigue siendo uno de los mejores en su puesto.

A los locales les costaba crear peligro en el primer tiempo. La línea de cinco defensores del Espanyol no otorgaba espacio alguno a Messi, Suárez y compañía.

Cerca del final de la primera mital, el Espanyol tuvo la más clara. Un centro mal despejado por Piqué exigió a Ter Stergen, otra vez clave, y el rechace fue rematado por Dídac, que estrelló el balón en el palo. Ambos equipos se iban a los vestuarios con sensaciones distintas: El Espanyol, con la sensación de haber desaprovechado ocasiones claras y el Barcelona, con dudas y miedos de entregar definitivamente LaLiga.

Tras el entretiempo, Setién metió a Ansu Fati buscando desequilibrio y velocidad por banda para abrir a la defensa visitante. Sin embargo, el joven atacante fue expulsado apenas cuatro minutos después de haber entrado al campo por una fea entrada con los tacos de frente sobre Calero.

La noche se ponía cada vez más oscura para los de Setién. Aunque cinco minutos más tarde, una luz aparecería en el horizonte de Cataluña. Pol Lozano, con una entrada similar a la de Ansu Fati sobre Piqué, vio la roja y ambos equipos se quedaron en igualdad numérica: 10 contra 10.

En el minuto 56, los culés resolvieron el encuentro con una jugada entre sus tres atacantes, aunque con algo de fortuna. Griezmann cedió de tacón para Messi, que remató dentro del área pero su disparo fue desviado por un defensor. Posteriormente, el balón le cayó a un Suárez que picó el esférico por encima del portero y abrió la cuenta para los locales. 1-0 y el Espanyol ya veía cada vez más cerca el descenso.

Los ‘Pericos’ intentaron causar daño a los culés para al menos llevarse un punto. Sin embargo, la ocasión más clara la tuvieron en el minuto 90, cuando un disparo lejano de Raúl De Tomás fue despejado por Ter Stergen.

Se terminó el encuentro y el Barcelona, sin hacer su mejor partido, se llevó los tres puntos para seguir presionando al Madrid en la lucha por LaLiga. Por su parte, el Espanyol desciende tras una mala temporada y se despide del la élite del fútbol español tras 26 temporadas.

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.