El calentamiento global modifica los patrones de circulación de los océanos y contribuye a la pérdida de oxígeno en el agua, si bien los modelos de investigación actuales no son capaces de detectar este fenómeno con exactitud, según revela un estudio publicado este lunes por la revista Nature,

Numerosos trabajos han demostrado en los últimos años que los océanos han perdido el dos % de su oxígeno durante las pasadas cinco décadas y, aunque los modelos computarizados también constataron esa tendencia y predijeron, además, que su nivel seguirá cayendo, presentan limitaciones.
“No son capaces de reproducir el descenso reciente de oxígeno exactamente. Por contra, subestiman la pérdida de oxígeno observada”, explica uno de los autores del estudio, Andreas Oschlies, del Centro de Investigaciones Oceánicas GEOMAR Helmholtz de Kiel (Alemania).
En consecuencia, las predicciones futuras son “problemáticas”, advierten los expertos, cuyo estudio muestra las carencias de los modelos y, al mismo tiempo, identifica causantes de la desoxigenación ignorados hasta ahora.
“Las comparaciones con nuestros datos evidencian que existen varias deficiencias en los modelos y nos ofrecen pistas sobre la dirección en que debemos concentrar nuestros esfuerzos investigadores”, agrega en un comunicado otro de los autores, Peter Brandt.
Unos de los principales causantes de la desoxigenación en los océanos, recuerdan, es el calentamiento global, que modifica la solubilidad del oxígeno en el agua, pues absorbe menos gas cuanto más suba la temperatura.
Este proceso afecta, sobre todo, a los niveles superiores del mar, “los que están en contacto directo con la atmósfera”, y es responsable de hasta el 20% de la pérdida total de oxígeno, tal y como confirman los modelos actuales, señalan.
El calentamiento también altera los patrones de circulación de los océanos, ya que el complejo sistema de corrientes superficiales y profundas que suministra oxígeno al fondo del mar puede afectar al contenido de ese gas a nivel global.
“Muchos modelos presentan problemas para describir ese efecto en términos reales porque los procesos de transporte, a menudo, se reproducen incorrectamente”, aporta el experto del GEOMAR Lothar Stramma.
Insisten, en que los citados modelos no logran representar las “extrema complejidad” de las interacciones entre los procesos “biológicos, químicos y físicos” que intervienen en la desoxigenación.
Para abordar estas carencias, los autores subrayan la necesidad de efectuar “estudios de procesos multidisciplinarios” para comprender mejor el “delicado equilibrio entre la oxigenación y el consumo de oxigeno en el océano”.
“Iniciativas internacionales como la Red Global de Oxígeno Oceánico son de gran ayuda”, afirma Oschlies, quien añade que la mejora de los actuales modelos de investigación también tiene “otra gran ventaja”.
El oxígeno, concluye, es “ideal” para “calibrar modelos que calculan la absorción de dióxido de carbono por los océanos”, lo que “aumentaría nuestro conocimiento sobre el ciclo de carbono”. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.