(Foto: Carolina González)

La desorganización y la improvisación se han apoderado de la urbanización La Granja, en Naguanagua. Las interminables colas para cargar gasolina llenan las calles desde hace varios días, pero este jueves, el caos reinó.

Vehículos en distintos sentidos impedían la salida y entrada de habitantes de los conjuntos residenciales Don Bosco, Balcones del Norte y Las Aves.  Había colas enfrentadas en un solo canal de la vía.

La desesperación se apoderó de los vecinos. “Salí a comprar agua y cuando regresé no podía llegar a mi casa”, dijo un residente del edificio Don Bosco. “Los militares me decían simplemente, para allá no hay paso. ¿Pero si yo vivo aquí cómo hago? No tengo la culpa de que hayan atravesado los carros en la vía que me lleva a mi casa”.

Varios testigos relataron como una mujer vestida con uniforme militar le decía a un conductor que hacia su casa no había paso, mientras hacía pasar a varios carros a formarse en una cola que se ubicaba justo en el medio de la vía. La diferencia entre esos carros y los muchos otros que quedaban alrededor no quedó clara.

Un oficial del ejército uniformado atravesó su carro frente al edificio Balcones del Norte. Exigía a los policías que lo dejaran pasar.  De nada valió el argumento policial de que las personas que habían pasado antes que él vivían en esos conjuntos residenciales. Finalmente la mujer militar ingresó al militar de primero en la extraña cola, que conformaban camionetas y otros vehículos de lujo.

Hasta pasada la 1:00 de la tarde se mantuvo el caos. Cornetas, molestia, colas y pleitos se vivieron la mañana de este jueves en una zona habitualmente tranquila. Los vecinos creen que esto solo terminará cuando se acabe la gasolina en el país, lo que al parecer no llevará mucho tiempo.

El comité de Seguridad y las juntas de condominios rechazaron la mala organización por parte de los funcionarios de seguridad encargados de las distribución de combustible en la Estación de Servicio Paramacay en su despliegue para el suministro de combustible. “Los vehículos nos están obstruyendo las vías de entrada y salida a nuestros conjuntos residenciales y nuestras vías propias del municipio”, reza un comunicado.

Los vecinos organizados pidieron a las autoridades militares que despejen las vías principales de acceso a los conjuntos residenciales adyacentes, pues sus habitantes están imposibilitados de regresar a sus hogares.

Les preocupa también la aglomeración de personas, que está prohibida, algunas sin tapabocas.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.