Cinco años sin El Carabobeño impreso. Esta frase pareciera ser el mensaje de un obituario, pero refleja la realidad de lo que pasó con El Diario del Centro, cuya edición impresa estaría cumpliendo 88 años de circulación ininterrumpida. La censura se tradujo en ímpetu y hoy, con nuevas estrategias y muchas ganas, este medio de comunicación se reinventa para celebrar en grande casi nueve décadas de compromiso con la verdad.

Como se ha dicho en reiteradas oportunidades, este periódico fue creado por Eladio Alemán Sucre en 1933, en medio de una dictadura que afortunadamente no tuvo reparos en permitir que un medio de información circulara.

Sin embargo la visión de Eladio Alemán Sucre, continuada por su hijo Eduardo Alemán Pérez, se trastocó el 17 de marzo de 2016, cuando la edición impresa dejó de circular porque la corporación Alfredo Maneiro, dependiente del Gobierno nacional, decidió que no se le vendería más papel.

Los directivos del diario hicieron todo lo que estuvo a su alcance para mantener la circulación, sin embargo en menos de dos años llegó a su final.

Eduardo Alemán Pérez, director de El Carabobeño. (foto archivo)

Con 81 años circulando y con marcada preferencia de los lectores del centro del país, en el 2014 El Carabobeño era un periódico estándar de cuatro cuerpos con 40 páginas. En enero de ese año se produjo la primera reducción para ahorrar papel. El diario continuó en el mismo formato pero con dos cuerpos y 32 páginas.

Para la fecha ya se habían eliminado los suplementos A Dónde Vamos, dedicado al turismo; y Cronómetro, que era básicamente deportivo.

El público estaba alarmado por lo que sucedía, pero más le impresionó cuando en marzo de 2014 quedaron fuera de circulación los suplementos Industrial y Médico. En abril de ese año se produjo la tercera reducción cuando los dos cuerpos pasaron a estar conformados solo por 24 páginas.

Tratando de sobrevivir en febrero de 2015 se produjo una nueva reducción por lo que el diario pasó a tamaño tabloide. En marzo de 2016 se pararon las rotativas, por efectos de la censura impuesta y en medio del llanto de los trabajadores del diario.

Las protestas para exigir que se vendiera papel no fueron escuchadas. (Foto El Carabobeño)

RESURGIR

Quienes pensaron que El Carabobeño no seguiría informando se equivocaron. Hoy se levanta, invencible, a través de www.el-carabobeno.com, donde a diario se reinventa, evoluciona y continúa persiguiendo el triunfo de las mejores iniciativas que conllevan al mejoramiento del país y de la región en general, como reza su misión.

El Carabobeño tiene presencia activa en las comunidades a través de sus redes sociales, donde los ciudadanos pueden interactuar y denunciar los problemas que enfrentan.

En medio de todas las dificultades que representa hacer periodismo independiente y comprometido con la verdad en Venezuela, ese que ha caracterizado a este medio desde su fundación, en El Carabobeño seguimos creciendo y reinventándonos a través de nuestro sitio web y las redes sociales, con el respaldo de una audiencia que siempre ha estado presente, desde los días de tinta y papel hasta ahora, cuando somos un medio 100 % digital.

Las estadísticas de los últimos cuatro años hablan por sí mismas. Pasamos de recibir, en promedio, más de 92 mil visitas diarias a nuestro sitio web en 2017, a cerrar el 2020 con un promedio total de 116 mil 971 registros por día.

Además, en el primer semestre de este año ya acumulamos un promedio diario de 80 mil visitas y esperamos finalizar el 2021 con métricas superiores a las de 2020.

Para complementar el arduo y riguroso trabajo que diariamente realiza el equipo de redactores que le da vida a El Carabobeño, desde el segundo trimestre de este año se puso en marcha un proyecto con el que se busca potenciar nuestra presencia en las redes sociales, aumentar el alcance de nuestros trabajos periodísticos y, de esa forma, ser la voz de quienes no son escuchados, especialmente de las comunidades de Carabobo.

Junto a un pequeño equipo dedicado exclusivamente a la gestión de las redes sociales, se refrescó la imagen de El Carabobeño, se dinamizó el contenido y se generó mayor interacción con la audiencia, que ya suma más de un millón 200 mil seguidores en total, entre Twitter (769 mil 380 seguidores), Instagram (347 mil 990 seguidores) y Facebook (169 mil 312 seguidores). Eso, sin contar los cientos de usuarios suscritos a nuestro canal de YouTube y al de Telegram.

Un collage de lo que fue El Carabobeño y sus trabajadores. (Foto archivo)

Diariamente, a través de las redes, se publica un resumen con las noticias más destacadas en los ámbitos regional, nacional e internacional. También hay secciones fijas que se publican simultáneamente en el sitio web: El Carabobeño en Vivo, con entrevistas a destacados especialistas; Gente que Suma, para resaltar historias positivas dentro y fuera de Venezuela; La Voz de la Comunidad, con la que se visibilizan los problemas que aquejan a los carabobeños; el resumen deportivo, la Frase de la Semana, encuestas, explainers, entre otras.

Para mantener el contacto directo con las comunidades está activo el correo [email protected] Allí se reciben denuncias y sugerencias sobre las problemáticas de los carabobeños.

En honor a la memoria del querido y admirado doctor honoris causa de la Universidad de Carabobo y periodista de El Carabobeño, Alfredo Fermín, se está publicando todos los domingos en el portal, la columna que con mucho afecto por la valencianidad escribió durante años: “Hoy y Después en Valencia”, la cual ha tenido bastante receptividad por parte de los lectores.

La historia de El Carabobeño impreso se detuvo hace cinco años, pero en estos 88 años del diario, seguimos comprometidos en seguir informando con más empeño que nunca. La mística de trabajo se mantiene incólume.

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.