(Foto AFP)

Las conversaciones entre el Ejecutivo español y el Gobierno regional de Cataluña quedaron suspendidas este viernes, después de una semana polémica y a cuatro días del inicio del juicio por el proceso secesionista de 2017.

El Ejecutivo presidido por el socialista Pedro Sánchez culpa de este parón a los independentistas por rechazar el marco en el que se habían planteado el diálogo, en el que quedaba excluida desde el primer momento la autodeterminación.

La propuesta del Gobierno español incluía la creación de una mesa de diálogo de partidos políticos con representación en el Parlamento regional de Cataluña, en la que hubiera un “relator” para moderar y coordinar la discusión.

Esa figura causó una intensa tormenta política en España y la oposición de derechas acusó al Ejecutivo de “traición” e incluso fue criticada por destacados dirigentes del Partido Socialista (PSOE).

En rueda de prensa, la vicepresidenta del Gobierno español, Carmen Calvo, explicó hoy que las fuerzas independentistas han rechazado las propuestas del Ejecutivo y siguen exigiendo un referéndum de autodeterminación contrario al marco constitucional, por lo que el diálogo ha “encallado”.

Calvo no quiso darlo por roto, porque entiende que el Gobierno no puede nunca cerrar esa puerta, pero sí insistió en que el marco planteado es “el único” posible, dentro de la legalidad y la Constitución española, y que “nunca” se aceptará un referéndum de autodeterminación.

Desde el Gobierno regional catalán, su consejera de Presidencia, Elsa Artadi, lamentó hoy que el Ejecutivo español “haya decidido abandonar el diálogo y ceder ante quienes están en contra de la democracia”.

El Gobierno que encabeza el independentista Joaquim Torra reprochó a Sánchez su “falta de coraje” por ceder ante la presión de los partidos de derechas -Partido Popular (PP), Ciudadanos (Cs) y Vox-, para poner fin al diálogo.

Promovida por PP (centroderecha) y Cs (liberales), el domingo tendrá lugar una concentración en Madrid, a la que se ha sumado Vox (ultaderecha), contra la política con Cataluña del Ejecutivo de Sánchez, a quien le reclamarán que convoque elecciones generales.

Los tres partidos decidieron mantener la convocatoria a pesar de que se hayan suspendido las conversaciones entre el Gobierno español y el autonómico catalán.

“Las derechas no ayudan al diálogo, sino que agitan la situación” por intereses electorales, lamentó Calvo.

El parón en las conversaciones se produce a pocos días del inicio el próximo martes del juicio contra los dirigentes independentistas catalanes por el intento secesionista de 2017.

Sánchez, además, necesita el apoyo de dos partidos independentistas catalanes (PDeCAT y ERC) en el Parlamento español para sacar adelante su proyecto de presupuestos para 2019, que podría no salir adelante ante el rechazo frontal de la oposición de centro y derecha. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.