Femicidios en Venezuela
Samuel Salcedo y Zulay Paredes, abuelos de Yusleidy Salcedo. Foto cortesía: Crónica Uno

 Wincarlys Ramos/Crónica Uno

A Samuel Salcedo solo le interesa una cosa: que se haga justicia por la muerte de su nieta. El 28 de agosto de 2016 recibieron la noticia de que Yusleidy Salcedo se había suicidado, cosa que Salcedo y su familia cuestionaron desde el primer momento. No creían que eso fuera posible.

Yusleidy tenía 17 años, estaba recién graduada de bachillerato y manifestaba sentirse muy emocionada porque pronto iría a estudiar Turismo en la Universidad Nacional Experimental Politécnica (Unefa) en la ciudad de Mérida.

Samuel, de 62 años de edad y persona con discapacidad visual, emprendió junto a su familia un viaje legal para esclarecer el caso. Luego de intentar incansablemente por tres años, llegaron a la verdad: no fue un suicidio, como se planteó como hipótesis, sino un femicidio.

Yusleidy Salcedo, víctima de femicidio. Foto cortesía: Crónica Uno

La abogada internacionalista y presidenta de Vida Jurídica, Diyuly Chourio, aclaró que muchas veces se cree que un femicidio culmina con la muerte de una mujer, pero la realidad es que continúa hasta que no haya una sentencia definitivamente firme.

Por su parte, Venus Faddoul, abogada y directora de la ONG 100% estrógeno, explicó que el retardo procesal y las distintas irregularidades generan revictimización en los familiares de la víctima.

En el transcurso del proceso judicial del femicidio de Yusleidy se han concretado 56 audiencias hasta la fecha y solo se han aprovechado 21 de ellas, según el abuelo de la víctima.

“Ellos pasan a ser una especie de víctima secundaria: son víctima por extensión, y no solo están siendo víctimas de la pérdida de un familiar de forma violenta, sino que son víctimas de un sistema que no es diligente al momento de otorgar justicia a víctimas por extensión de manera oportuna”, resaltó Faddoul.

Yusleidy Salcedo, víctima de femicidio. Foto cortesía: Crónica Uno

Asimismo, la abogada destacó que revivir una situación traumática una y otra vez produce que los familiares se revictimicen, además de que muchas veces ellos mismos son los que hacen campañas para visibilizar sus casos.

Ocho acusados 

Douglas Rico, director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), informó el 26 de agosto de 2019 que se detuvieron ocho hombres por los delitos de abuso sexual y asesinato –por sofocación– de Yulsleidy Salcedo en Pueblo Llano, estado Mérida.

Los detenidos se identificaron como Julio Santiago Santiago; José Marcos Santiago Santiago; Junior Santiago Santiago; Juan Carlos Volcanes Santiago; José Luis Becerra Villamizar; Víctor Manuel Vergara Paredes; Jesús David Rodríguez y Yohander Santiago Santiago. Todos mayores de edad.

Yusleidy fue encontrada sin signos vitales en la casa de Yohander Santiago y estaba armada la escena de un suicidio. Los implicados hicieron creer que la adolescente se había ahorcado con una sábana.

La Ley de Reforma Parcial a la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia establece que la pena por el delito de femicidio es de 20 años de prisión y 30 años en caso de femicidio agravado.

Yusleidy Salcedo, víctima de femicidio. Foto cortesía: Crónica Uno

Art. 73. “Quien intencionalmente cause la muerte de una mujer motivado por odio o desprecio a la condición de mujer, incurre en el delito de femicidio y será sancionado con pena de veinte a veinticinco años de prisión”.

Un viaje hasta Barinas 

Samuel Salcedo contó que el proceso de investigación y desahogo de pruebas ha sido “muy lento, viciado y con irregularidades que se repiten”. El juicio de la víctima fue trasladado hasta el circuito judicial del estado Barinas e inició el 23 de mayo de 2022.

Para llegar hasta Barinas Samuel necesita $40 para ir y regresar a Pueblo Llano. El pasaje está en $10, pero no puede ir solo. Es el primero en llegar y el último en irse. Es como si estuvieran buscando el agotamiento. Que uno tire la toalla.

Comentó que las audiencias con los acusados se realizan por videollamada, pero en diversas ocasiones fallaron los servicios de internet y la electricidad. Los sujetos están recluidos en el Centro Penitenciario de la Región Andina en San Juan de Lagunillas en el estado Mérida.

Yusleidy Salcedo, víctima de femicidio. Foto cortesía: Crónica Uno

Si bien es cierto que el caso de Yusleidy está afectado por el retardo procesal, Faddoul considera que lo más grave es lo que calificó como “el sistema de corrupción”, porque al principio “simularon un suicidio”.

Primero el Cicpc le dice a Samuel que iban a investigar y al otro día le dicen que fue un suicidio. Ellos simularon un suicidio porque para nadie en Mérida es un secreto que los vinculados al femicidio de Yusleidy tienen mucho dinero, son productores del páramo. Y se rumora (que pagaron) una cifra de 200.000 dólares, contó Faddoul.

Alegó que motivado a tales irregularidades se luchó para que el juicio saliera de Mérida y se radicara en Barinas.

Testigos y traslados 

Por otro lado, la mayoría de los testigos no han podido dar sus declaraciones por temor a perder el viaje una vez en Barinas. Salcedo relató que el testigo clave que tenían a su favor –quien observó el cadáver de la adolescente en la habitación de Yohander Santiago– se fue del país y perdieron el contacto.

Ya han pasado seis años desde la tragedia y el caso aún sigue abierto. Es por ello que Samuel y sus familiares piden el traslado de los acusados a Barinas para darle celeridad al proceso. También piden el apoyo de las instituciones públicas; la familia no cuenta con un abogado por falta de recursos.

Faddoul añadió que pueden pasar meses o años para que inicie un juicio y una vez en juicio no se hacen las audiencias con la frecuencia necesaria y esto contribuye a que se alargue el proceso.

La ley dice que el juicio se suspende cuando pasan más de diez días de despacho. Esos días se pueden alargar hasta un mes, pero si pasa ese lapso, se interrumpe el juicio y debe comenzar de nuevo.  Entonces es un calvario para cualquier persona que esté inmiscuida en un proceso penal en Venezuela, sea inocente o sea culpable, expuso.

¿Qué ha pasado con los acusados por el femicidio de Yusleidy Salcedo?

  1. El 18 de enero de 2022 otorgan libertad plena a dos de los implicados (Jose Luis Becerra Villamizar y Víctor Manuel Vergara Paredes). Sin avisarle a los familiares de Yusleidy se realiza una audiencia preliminar donde se emite el dictamen.
  2. El 14 de mayo de 2021 el Tribunal de 1° en Funciones de Juicio con competencia en Delitos de Violencia contra la Mujer de Mérida declara inocentes a los seis detenidos restantes. 
  3. El 20 de mayo Tarek William Saab, Fiscal General de la República, anunció que el Ministerio Público (MP) apeló a la sentencia absolutoria con efecto de suspensión para los implicados de la muerte de Yusleidy, lo que significa que seguirán privados de libertad “hasta que la Corte de Apelaciones decida sobre el recurso”.

Samuel y su familia han recibido distintas amenazas por seguir en la lucha para lograr justicia.

“Mi hermana Greicy”

Mientras no se dicte una sentencia condenatoria, los familiares somos igual de víctimas y estamos atrapados en los tribunales, expresó Keren Bracho, hermana de Greicy Bracho, víctima de feminicidio en 2020 en la urbanización La Pradera, en Carabobo.

Foto cortesía: Crónica Uno

Desde entonces han pasado tres años de la tragedia de su hermana y cree que todo el proceso para lograr una sentencia es “desgastante y agotador”. El 6 de febrero de 2023, el juicio en contra del presunto asesino, Raúl Lovera, fue postergado por cuarta vez. Los abogados defensores no se presentaron en Fiscalía y fue pospuesto para inicios de marzo.

El 17 de enero de 2020 a las 7:42 a. m. Keren recibió una llamada. Era Rául. En la conversación le pidió a la joven que fuera a La Pradera. Rápidamente, Keren tomó un autobús y cuando llegó al sitio vio el cuerpo de su hermana en el piso. Estaba cubierto con una sábana. También estaba Raúl.

Keren no podía dejar de detallar cada cosa en él: sus manos, sus palabras, su rostro, sus expresiones; hasta recuerda su aliento con olor a alcohol.

Foto cortesía: Crónica Uno

El 21 de enero de 2020 Douglas Rico, director del Cicpc, anunció que funcionarios del Eje de Investigaciones de Homicidios, base Mariara esclarecieron el femicidio de Greicy Bracho, de 40 años de edad, quien fue asesinada a golpes hasta quedar sin signos vitales.

Según la minuta policial, las experticias determinaron la culpabilidad de Raúl Lovera.

Encarar a un “asesino”

Para la madre y los hermanos de la víctima es un golpe tener que encarar al “asesino” de Greicy. Y para los hijos de Raúl y Greicy es difícil escuchar que su padre está siendo acusado por su familia por la muerte de su madre.

Yo no quiero verlo a usted aquí. No quiero estar aquí. Yo a ustedes los amo, le confesó Samuel, el hijo mayor, con tono nervioso y las manos temblorosas a su abuela, en una de las audiencias a las que tuvieron que asistir.

Samuel tiene 19 años de edad y Mariana 18, pero cuando ocurrió el incidente aún eran menores de edad.

La discusión 

Raúl le mostró unos mensajes donde supuestamente Greicy le pedía permiso para llegar un poco más tarde porque estaba con una amiga. También le dijo que ella lo había golpeado en la boca.

Foto cortesía: Crónica Uno

Keren no le creía ni una palabra. Todo le parecía un “show armado”. ¿Su hermana le había pegado? Esa no era Greicy, quien siempre había sido muy sumisa con él, alegó.

La última persona que estuvo con ellos la noche anterior fue una amiga cercana. Iba con ellos en el vehículo y ambos discutían. Posteriormente, dejaron a su amiga cerca de su residencia y no supo más de ellos.

Problemas de ira

Según Keren, Raúl siempre ha sido un hombre con problemas de ira. En una ocasión presenciaron cómo él le propinó una bofetada a Greicy. Keren trató de defenderla, pero no pudo. En ese entonces, decidieron no hablar más del tema.

En otra ocasión,  Keren contó que los vecinos vieron cuando Raúl tomó a Greicy por los cabellos y la arrastró por el suelo.

Greicy le había aconsejado a su esposo que fuera a terapia para controlar su ira. Aparentemente el hombre acudió por un tiempo a terapia.

La ONG Utopix documentó 236 casos de femicidios y feminicidios durante el 2022. También determinó que para ese año ocurrió 1 femicidio cada 37 horas, en promedio. Comparado con 2021, la cifra de casos en 2022 fue menor solo por 3 casos. En 2021 se documentaron 239 femicidios.

Periodismo en Alianza




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.