El uruguayo disputó su primer partido como titular en el club. Foto EFE.

La Sociedad Deportiva Huesca, con su empate contra el Atlético de Madrid, frenó la euforia del conjunto colchonero, que venía de golear al Granada en el debut liguero, pero que no pudo mantener ese nivel frente al equipo altoaragonés.

Los del “Cholo” Simeone se atascaron contra un conjunto azulgrana que cuajó un buen encuentro jugando a la defensiva, y que supo arañar un punto contra uno de los aspirantes al título liguero, aunque sigue sin ganar.

El conjunto madrileño, tras la explosión de sensaciones del comienzo de la competición, volvió a poner en duda su capacidad para ganar a domicilio en la primera oportunidad que se le presentó para refrendar su potencial.

Los oscenses supieron frenar el caudal ofensivo de los rojiblancos y arañaron un punto tras un partido aseado y, sobre todo, trabajado defensivamente, mérito especial ya que no es su estilo.

El Huesca se vio obligado a jugar renunciando a sus principios de posesión y madurar las jugadas por defender con orden, algo que hizo de manera correcta.

La fuerte presión del Atlético desde el pitazo inicial evitó que los propietarios del terreno pudieran salir con el balón controlado, ya que se veían obligados a jugar con su portero en numerosas ocasiones y con éste haciéndolo en largo, circunstancia que facilitó las recuperaciones colchoneras.

Sin embargo, esa posesión no resultó efectiva ni peligrosa porque el cuero no circulaba con rapidez y eso permitía a los azulgranas defenderse bien con un 4-5-1 bien plantado, el cual apenas daba opciones de filtrar pases a los costados.

El centro del campo rojiblanco no generaba juego y tampoco Joao Félix ni Luis Suárez aparecían. Por tanto, Andrés Fernández intervino más con los pies, para sostener las abundantes cesiones de sus compañeros.

De hecho, las dos únicas oportunidades de los primeros 45 minutos fueron del equipo de Miguel Angel Sánchez, “Michel”. La primera en el minuto 19 en un saque de esquina que tocó con potencia el central Dimitrios Siovas de cabeza y que golpeó en la testa a Jaime Seoane saliendo el balón alto. Mientras que, la segunda fue una llegada de Mikel Rico en el 44 con un remate que no precisó.

Despertó el Atlético nada más salir de vestuarios con un gran remate de rosca de Marcos Llorente que acarició el larguero en su parte superior y, sobre todo, con un mano a mano de Luis Suárez ante el meta local que salvó con su salida Andrés Fernández.

El equipo de Diego Simeone había acelerado sus acciones y Joao Félix comenzaba a aparecer para los suyos, por lo que la sensación de cambió y el conjunto foráneo parecía cada vez más cerca de inaugurar el marcador con más aproximaciones al marco oscense.

El Atleti intensificaba su dominio de manera que progresivamente empujaba a los propietarios del terreno hacia su área. Pero, le faltó precisión en sus remates, ya que el Huesca fue una muralla que no se agrietó aunque sufrió tremendamente para arañar la paridad.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.