El Comandante del Ejército de Colombia, el general Nicacio Martínez Espinel.

El cabecilla de un frente del ELN, que participó en el reclutamiento forzado de menores de edad y en ataques a la fuerza pública, se entregó a las autoridades colombianas, informaron este miércoles fuentes castrenses.

El Comandante del Ejército de Colombia, el general Nicacio Martínez Espinel, dijo a periodistas que alias “Pello”, jefe del frente Héroes y Mártires de Santa Rosa del Ejército de Liberación Nacional (ELN), se entregó voluntariamente en el Batallón Nueva Granada, en Barrancabermeja, población del departamento de Santander (este).

“Tenemos la entrega voluntaria de alias Pello. Esto fue en el sur del (departamento de) Bolívar. Era cabecilla de la estructura del frente Héroes y Mártires de Santa Rosa, perteneciente al ELN”, dijo Martínez a periodistas.

Al parecer, el guerrillero de 53 años, del que no se suministró su nombre de pila, decidió entregarse a la tropa por la presión de las autoridades y otros factores que se viven al interior de esa guerrilla.

“Estas entregas voluntarias para nosotros son muy valiosas porque se acogen al proceso de reinserción dispuesto por el Gobierno”, apostilló el alto oficial.

Alias “Pello” llevaba más de 25 años en la organización y desde sus 14 años comenzó a realizar acciones delictivas que le permitieron ingresar al ELN en donde ocupó varios cargos hasta que llegó a ser cabecilla principal del frente.

Según el Ejército, el guerrillero participó en atentados terroristas a torres de energía en el Cesar y el secuestro de un funcionario de la Policía en Bolívar, departamentos del norte de Colombia.

También ordenó el hostigamiento a varias subestaciones de Policía y otros atentados a instalaciones de la fuerza pública en los que murieron varios de sus integrantes.

Asimismo sería responsable del reclutamiento forzado de menores de edad para engrosar las filas del ELN, extorsiones, narcotráfico, minería ilegal, entre otros delitos.

El ELN inició en febrero de 2017 en Quito unas negociaciones de paz con el anterior Gobierno colombiano que en mayo de 2018 fueron trasladadas a La Habana donde la última ronda de diálogos concluyó sin avances a principios de agosto.

Sin embargo, el presidente de Colombia, Iván Duque, condicionó la continuidad de los diálogos de paz a que ese grupo deje de secuestrar y libere a las personas que tiene en su poder.

Los diálogos están en un punto muerto desde el atentado con carro bomba cometido por el ELN el pasado 17 de enero contra una escuela de oficiales de la Policía en Bogotá, que dejó 22 cadetes muertos y 66 heridos. EFE 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.