El defensa del Real Madrid, Sergio Ramos, celebra el segundo gol del equipo madridista durante el encuentro correspondiente a la vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones que disputan hoy martes frente al Atalanta en el estadio Alfredo di Stéfano. / Foto EFE

El Real Madrid venció (3-1) al Atalanta y se metió entre los mejores ocho equipos de la Champions League tres años después. Tras ganas 0-1 en la ida, el conjunto merengue mostró su superioridad en buena parte del partido y certificó su boleto a cuartos en la capital española.

El partido, sin embargo, no empezó del todo bien para el equipo de Zidane. El Atalanta salió desde el minuto 1 sin complejos, con el objetivo de remontar en casa de los blancos. Con una presión alta y una rápida recuperación de balón, asfixiaron a los locales en la salida.

Cerca estuvieron de traducir ese dominio inicial en el gol que habría igualado la eliminatoria. Robin Gonses ganó la posición a Varane en el área, pero no pudo rematar de lleno el esférico y Courtois terminó con el peligro.

A medida que pasaban los minutos, los blancos se iban sacudiendo el dominio del cuadro italiano. Lo hicieron, principalmente, gracias a la aparición de Benzema, Modric y Kroos. Los tres comenzaron a juntarse y a hacerse dueños del partido.

Tocando de un lado a otro, el Madrid ya tenía el balón en sus pies, pero la falta de gol, su gran talón de Aquiles desde la marcha de Cristiano, salió a relucir una vez más cuando Vinícius se comió un gol cantado en el área tras una gran pared con Benzema.

Sin embargo, los de Zidane siguen demostrando ser ese equipo que lo sigue intentando hasta el final, apoyados en sus dos repartidores de juego (Modric – Kroos) y su principal arma ofensiva (Benzema).

El tanto llegó en una combinación entre dos de estos protagonistas, aunque la jugada nació por un error del rival.  Sportiello, portero del Atalanta, se equivocó al intentar dar un pase largo. El balón cayó en los pies de Modric, más vivo que nadie, quien asistió a Benzema para que empujara el balón a la red.

No fueron el ‘9’ y el ‘10’ los creadores de la jugada, pero demostraron estar atentos en la faceta defensiva y, gracias a eso, lograron que los blancos se fueran con ventaja al descanso.

Vinícius, protagonista del segundo tiempo

Tras el entretiempo, Gian Piero Gasperini, entrenador del Atalanta, metió en el campo al colombiano Duván Zapata buscando cambiar la dinámica de su equipo. Adelantó las líneas, sabiendo que estaban al borde de la eliminación. El problema para los de Bérgamo fue que, cuando enfrente hay un jugador tan veloz como Vinícius, esa decisión puede ser un arma de doble filo.

En esas condiciones, el atacante brasileño se hizo protagonista del duelo. Aprovechó su rapidez, desborde y capacidad de regate para meter una y otra vez en problemas a la defensa visitante. Y en el 52’, estuvo a punto de marcar el mejor gol de su corta carrera.

En una jugada ‘maradoniana’, arrancó desde su campo y, a base de regates y velocidad, se metió hasta el área rival. Ya en ella, desperdició la ocasión mandando el balón cerca del palo izquierdo.

La jugada fue el resumen perfecto de las fortalezas y carencias del juego del brasileño: gran habilidad en el uno contra uno, pero malas decisiones en los últimos metros. Probablemente, el día que empiece a aprovechar esas oportunidades se convertirá en uno de los mejores del mundo.

En ese ‘correcalles’ que se convirtió el partido, volvió a aparecer Vinícius para provocar un penal. El encargado, como no podía ser de otra manera, fue Sergio Ramos, que superó desde los 11 metros a Sportiello. Tras ese tanto, Zidane aprovechó para refrescar a su equipo y bajar las revoluciones de la mano de Modric y Kroos.

El Atalanta hizo un amago de remontada en el 83’, con un golazo del colombiano Luis Muriel de tiro libre. Pero, apenas un minuto más tarde, un recién ingresado Marco Asensio aprovechó un contragolpe para marcar el definitivo 3-1 y acabar con las esperanzas de los italianos.

Con este resultado, los blancos clasificaron a los cuartos de final de la UEFA Champions League, instancia que no alcanzaban desde 2018, año en el que ganaron por última vez la ‘Orejona’.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.