La Reina Isabel II ha dejado atrás uno de los años más complicados de su reinado. Si hace unas semanas fue su hijo el Príncipe Andrés quien renunció a sus deberes reales debido a su relación con el magnate Jeffrey Epstein, acusado de pedofilia y hallado muerto en su celda en verano, es ahora su nieto el Príncipe Harry y su esposa Meghan Markle los que abandonan el barco, publicó ABC.

Todo comenzó el pasado mes de octubre, cuando los Duques de Sussex se querellaron contra «The Mail on Sunday» –la edición dominicial de «Daily Mail»– por la publicación de una carta privada que ella envió a su padre Thomas Markle. «Perdí a mi madre y ahora veo a mi esposa ser víctima de las mismas fuerzas poderosas. He visto lo que sucede cuando un ser querido se convierte en mercancía hasta el punto de que ya no se les trate como a seres reales», declaró Harry en un comunicado.

Un mes después, el matrimonio junto a su bebé Archie se alejaron de los focos para tomarse seis semanas sabáticas. Y han vuelto con una noticia bomba: dejar de formar parte de la Familia Real. «Después de muchos meses de reflexión hemos decidido dejar de ser miembros senior de la Familia Real y trabajar para ser independientes financieramente mientras seguimos apoyando por completo a su Majestad la Reina». Es decir, que asumen que su renuncia a la Familia Real lleva incluida la renuncia a su sueldo.

En el texto, la pareja explica que dividirá su tiempo entre Reino Unido y Norteamérica. «Este balance geográfico nos permitirá educar a nuestro hijo para que aprecie la tradición real en la que ha nacido, además de darle a nuestra familia espacio para centrarse en la siguiente etapa», aclaran en el comunicado, en el que añaden que «mientras seguimos colaborando con su Majestad la Reina, el Príncipe de Gales, el Duque de Cambridge y todos los demás miembros de la familia».

Tras el anuncio de los Sussex, desde Buckingham se emitió otro comunicado: «Entendemos su deseo de llevar su propio camino, pero esos asuntos son complicados, por lo que llevarán su tiempo. Las conversaciones los Duques de Sussex están en una fase temprana».

Dicen que en Reino Unido no se mueve una hoja sin que Isabel II lo sepa. Esta mañana todos los tabloides británicos han amanecido con una imagen de la pareja en portada. Aseguran que la Reina está muy decepcionada por haber enviado un comunicado personal antes de llegar a un acuerdo con el Palacio de Buckingham. «Su decisión no fue aprobada por nadie. Han roto con todo el protocolo. Esta es una declaración de guerra contra la familia», ha desvelado una fuente al diario «The Sun». «Todos los miembros de la familia real esstán muy enfadados por cómo han gestionado esto sin pensar en la institución. La Reina está profundamente molesta y el Príncipe de Gales y el Duque de Cambridge están completamente furiosos porque piensan que lo hicieron sin pensar en nadie más que en ellos mismos».

Al parecer, la gota que colmó el vaso fue la publicación de una fotorafía navideña en la que aparecen la Reina, el Príncipe Carlos, el Príncipe Guillermo y el Príncipe Jorge cocinando el día previo a Nochebuena. «Esa imagen fue la indicación más clara de que Harry y Meghan no se consideran parte del futuro de la institución. Desde su punto de vista, ya no tenía sentido seguir ahí».

La pareja pretende mantener su casa de Frogmore Cottage, la cual se sometió a seis meses de trabajos de renovación y costó unos 2,6 millones de fondos públicos y que generó un auténtico revuelo en la opinión pública. Además, Harry y Meghan desean mantener su equipo de seguridad -seis guardaespaldas que cuestan unos 600.000 euros al año al bolsillo del contribuyente-. «Quieren mantener su nivel de seguridad real, pero ¿de dónde sacarán el dinero si se muestran como auténticas celebridades?», se preguntan desde Buckingham.

 

 

Con información de ABC




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.