El Papa Francisco se dirige a las personas desde el podio en la plaza cerca de las ruinas de la Iglesia católica siríaca de la Inmaculada Concepción (al-Tahira-l-Kubra), en la ciudad vieja del norte de Mosul, en Irak, el 7 de marzo de 2021. AFP

El papa Francisco viajó hoy a la ciudad iraquí de Qaraqosh, de la que sus habitantes de mayoría cristiana tuvieron que huir tras la llegada de los terroristas del Estado Islámico (EI), y les invitó a reconstruir su comunidad, a volver a empezar sus vidas y demostrar que “el terrorismo nunca tiene la última palabra”.

Procedente de la devastada Mosul, donde pudo ver la destrucción causada por los yihadistas y los meses de combates, el papa llegó para el rezo del ángelus a la catedral de la Inmaculada de Qaraqosh, a la que los cristianos llaman en arameo Bajdida, totalmente reconstruida tras ser quemada por los yihadistas.

Cantos y niños con flores en las manos acompañaron la llegada de Francisco a esta imponente catedral, que fue quemada y completamente destruida por el EI y cuya reconstrucción concluyó hace pocos meses.

“Nuestro encuentro demuestra que el terrorismo y la muerte nunca tienen la última palabra. La última palabra pertenece a Dios y a su Hijo, vencedor del pecado y de la muerte”, dijo a los fieles.

“Ahora es el momento de reconstruir y volver a empezar, encomendándose a la gracia de Dios, que guía el destino de cada hombre y de todos los pueblos. ¡No estáis solos! Toda la Iglesia está con vosotros, por medio de la oración y la caridad concreta”, afirmó.

Los animó “a no olvidar quiénes son y de dónde vienen, a custodiar los vínculos que los mantienen unidos y a custodiar sus raíces” y aunque “la fe puede vacilar, cuando parece que Dios no ve y no actúa”, como en los días más oscuros de la guerra, y también en estos días de crisis sanitaria global y de gran inseguridad, “en estos momentos, acuérdense de que Jesús está a su lado”.

Pero, además, Francisco les pidió tener “la capacidad de perdón y al mismo tiempo la valentía para luchar”.

“El perdón es necesario para permanecer en el amor, para permanecer cristianos. El camino hacia una recuperación total podría ser todavía largo pero les pido, por favor, que no se desanimen”.

Francisco escuchó los escalofriantes testimonios de aquellos días de 2014, cuando más de 150.000 cristianos escaparon de los terroristas con lo poco que pudieron.

“La mañana del 6 de agosto, Bajdida se despertó con el ruido de los bombardeos. Todos sabíamos que el EI estaba llegando porque tres semanas antes había invadido algunas ciudades y pueblos yazidíes. Por eso dejamos nuestras casas, pero volvimos tres días después”, contó Doha Sabah Abdallah, de 38 años.

Pero aquella mañana “oímos un estruendo enorme, un golpe de mortero que nos obligó a salir de nuestras casas. Las voces de los niños jugando fuera callaron y se sintieron los gritos de los adultos”.

Doha perdió en ese ataque a su hijo pequeño, otro niño y su vecina, una joven que se iba a casar en breve. “El martirio de estos tres ángeles fue un clara advertencia. Nos teníamos que ir, si no hubiera sido por estas muertes nos habríamos quedado y habríamos caído en las manos del EI”.

“Sus muertes nos salvaron la vida, aunque sea duro de aceptar” dijo esta mujer ante el papa. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.