El papa Francisco (Cortesía)

El papa Francisco expresó hoy su «vergüenza» por la «larga incapacidad de la Iglesia» para gestionar los casos de curas pederastas, después de la publicación del informe sobre los 330.000 casos de abusos o violencia sexual sobre menores o personas vulnerables ocurridos desde 1950 por parte del clero francés.

Según el informe publicado este martes por una comisión independiente y hecho público por los obispos franceses, en los últimos tres años ha investigado el fenómeno en la iglesia francesa y que ha identificado a entre 2.900 y 3.200 religiosos pederastas, hubo al menos 330.000 casos de abusos o violencia sexual sobre menores o personas vulnerables desde 1950.

«Es el momento de la vergüenza», dijo Francisco durante la audiencia general en el saludo a los fieles franceses, cuando expresó a las víctimas su «tristeza y dolor por los traumas que han sufrido». «Deseo expresar a sus víctimas mi tristeza y mi dolor por los traumas que han sufrido, mi vergüenza, nuestra verguenza, por la larga incapacidad de ponerlas en el centro de sus preocupaciones», subrayó el Papa.

«Por desgracia son números enormes», dijo el papa en referencia al informe, Francisco también animó «a los obispos, a los fieles, superiores y religiosos a continuar todos los esfuerzos para que dramas parecidos no se repitan» y expresó apoyo a los religiosos franceses para que superen «esta prueba dura, pero qué hará bien». También invitó a los católicos franceses a asumir «sus responsabilidades para que la Iglesia sea una casa segura para todos».

Según la publicación dada a conocer recientemente por una comisión independiente y dado a conocer por los obispos franceses, señala que en los últimos tres años ha investigado el fenómeno en la iglesia francesa y que ha identificado a entre 2.900 y 3.200 religiosos pederastas. El papa fue informado sobre el informe por parte de los obispos franceses, a quienes recibió en los últimos días durante las visitas ad limina (las que se hacen cada cinco años).

Durante la presentación de la investigación, el presidente de los obispos franceses expresó su «vergüenza» por unos hechos que «por su carácter conmociona y por su número abruma», pero pasó de puntillas por la cuestión de las indemnizaciones, que son la principal reclamación de las asociaciones de víctimas, que acusan a la iglesia de mirar para otro lado en ese asunto tras años de haberlo hecho con los casos denunciados.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.