el vaticano
Carlo Maria Viganò recibió la notificación en un correo electrónico. Foto Cortesía InfoVaticana

El arzobispo italiano y exnuncio en Estados Unidos, Carlo Maria Viganò, muy crítico con el papa Francisco, ha sido imputado por el delito de «cisma» por el Dicasterio de Doctrina de la Fe, según reveló este jueves él mismo.

Viganò explicó en la red social X que la apertura de este juicio canónico en su contra le ha sido notificada con «un simple correo electrónico». Se le acusa del delito de cisma, de negar la legitimidad de Francisco y de rechazar el Concilio Vaticano II.

«Supongo que la sentencia ya está preparada dado que se trata de un proceso extrajudicial. Considero las acusaciones en mi contra un honor. Creo que el propio tenor de las acusaciones confirman las tesis que vengo defendiendo», sostuvo.

También puedes leer: Monjas españolas tienen 15 días para ratificar si dejan la Iglesia o se retractan

Viganò calificó el Concilio Vaticano II (1962-1965), el acuerdo que revolucionó y modernizó la Iglesia, como «un cáncer ideológico, teológico, moral y litúrgico» y tildó la Iglesia Bergogliana, en alusión al apellido del papa, Bergoglio, de «metástasis».

Por el momento la Santa Sede no se ha pronunciado al respecto.

El arzobispo ha decidido hacer público este proceso en su contra el mismo día en que había sido convocado por el Dicasterio (ministerio vaticano) de la Doctrina de la Fe para notificarle en el Vaticano las acusaciones, tal y como consta en el documento de citación, fechado el pasado 11 de junio.

Qué es el cisma, el delito que imputa El Vaticano al arzobispo

En el acto se le informa de su imputación por el delito de cisma, es decir, por «afirmaciones públicas de las que resulta una negación de los elementos necesarios para mantener la comunión con la Iglesia católica: la negación de la legitimidad del papa Francisco, la ruptura de la comunión con él y rechazo del Concilio Vaticano II».

Viganò, de 83 años, es un representante del sector más conservador de la Iglesia católica, nombrado arzobispo en 1992 por Juan Pablo II y luego, entre otros cargos, fue nuncio apostólico (embajador) en Nigeria hasta 1998 y en Estados Unidos entre el 2011 y el 2016.

En los últimos años no ha escondido su confrontación con el papa Francisco. En 2018 le acusó abiertamente de conocer los abusos sexuales del cardenal estadounidense Theodore McCarrick. A él, el pontífice más tarde expulsaría del sacerdocio por sus conductas, y llegó incluso a solicitar su renuncia.

Viganò ha calificado a Francisco de «herético», «tirano». Ha puesto en duda su elección en el cónclave que lo eligió en 2013. Le ha llegado a calificar de «siervo de Satanás» tras la publicación del documento ‘Fiducia Supplicans’ que permite la benfición de parejas homosexuales.

Por otro lado, el pasado noviembre Francisco dejó sin apartamento y redujo el sueldo al cardenal estadounidense Raymond Burke, también muy crítico con su magisterio y exponente del ala más ultraconservadora de la Curia Romana.

¿Quieres recibir nuestros titulares diarios, matutinos y vespertinos?
Puedes unirte a nuestros canales
Telegram: https://t.me/titularesec
WhatsApp: O si prefieres nuestro grupo en WhatsApp: Con gusto te enviaremos las noticias más relevantes del día

También puedes seguirnos en Google Noticias:




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.