Hondureño condenado a cadena perpetua
Sergio Neftalí Mejía Duarte fue condenado en 2018 a cadena perpetua en EE.UU. Foto: Cortesía

Honduras comenzó este miércoles el embargo de propiedades del hondureño Orlando Alexander Berrios, asesinado en 2014 y quien era socio de Sergio Neftalí Mejía Duarte, condenado en 2018 a cadena perpetua en EE.UU. como líder de una red internacional de transporte de droga a gran escala.

El aseguramiento de las propiedades, para que no puedan ser vendidas ni traspasadas, se ejecuta en Tegucigalpa y es coordinado por la Fiscalía Especial Contra el Crimen Organizado (Fescco) y la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), indicó el Ministerio Público en un comunicado.

Las propiedades son aseguradas luego de recibir una orden del Juzgado de Letras de Privación Definitiva del dominio de bienes de origen ilícito.

Los bienes serán entregados a la Oficina Administradora de Bienes Incautados (OABI) e incluyen una vivienda, tres terrenos, tres vehículos y cuatro sociedades mercantiles, añadió el organismo hondureño.

Hondureño condenado a cadena perpetua

Según la Fescco y la ATIC, las propiedades aseguradas pertenecían a Berrios, quien fue asesinado en septiembre de 2014 en el municipio de Jano, departamento de Olancho, oriente de Honduras, donde también murieron de manera violenta su esposa y su hija.

Berrios “se dedicaba a administrar los negocios de los que era propietario y se le investigaba por sus supuestos nexos con Mejía Duarte en las actividades de la organización criminal que dirigía el extraditado”, señaló el Ministerio Público.

Mejía-Duarte fue condenado en mayo de 2018 a cadena perpetua por un juez federal de Miami como líder de una red internacional de transporte de droga a gran escala que suministraba cocaína al cártel de Sinaloa, según la Fiscalía del distrito sur de Florida.

Culpable de tráfico de cocaína

En enero de 2018, un jurado había hallado culpable a Mejía-Duarte de tráfico de cocaína y conspiración para introducir más de 5 kilos de esa droga en Estados Unidos.

Sin embargo, el fiscal del distrito sur de Florida, Benjamín B. Greenberg, señaló el 18 de mayo de 2019 en un comunicado, que de acuerdo con los testimonios y documentos presentados en el juicio, se le considera responsable de haber traficado al menos 20 mil kilos de cocaína.

El hondureño de 41 años fue capturado en su país en agosto de 2017 y extraditado a Estados Unidos.

Según un comunicado firmado por Greenberg y funcionarios del Departamento de Justicia y de la DEA (agencia antidrogas), durante el juicio quedó probado que Mejía Duarte dirigía una organización internacional de transporte de drogas a gran escala con base en Honduras y Guatemala.

Dicha organización formaba parte de una cadena de distribución en México y Estados Unidos de cocaína producida en Colombia.

Mejía-Duarte usaba lanchas rápidas, helicópteros y aviones para operar su ruta, y mucha de la cocaína que transportaba, según testigos del juicio, iba a parar al cártel de Sinaloa, que lideraban Joaquín Guzmán Loera, el “Chapo”, quien cumple cadena perpetua en EE.UU., e Ismael Zambada, alias “Mayo”, quien está prófugo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.