(Cortesía)

“Cuando emigras comienzas un reto contigo mismo, porque tienes que dejar en  tu país “lo que eras”, la profesión u oficio que hacías, para hacer lo que “toca”, a muchos les cuesta hacerlo, pero es la única manera al principio de avanzar en el país que te recibe”…

Así lo dijo el protagonista de esta historia, además resaltó que lo importante es saber quién eres y no ser conformista para poder alcanzar una mejor calidad de vida y hacer lo que te gusta. #MiVuelo les presenta a Cesare Contasti.

Es caraqueño, pero a los 12 años se fue a vivir a Valencia, estado Carabobo. Cesare Contasti de 36 años, emigró a los Estados Unidos el 28 de noviembre de 2013.

Las razones de salir de Venezuela las enumeró así: violencia, inseguridad y crisis, aunque para el 2013 no estaba tan acentuada la crisis humanitaria, ya Cesare empezaba a sentir un techo que no le permitía seguir desarrollándose profesional ni económicamente, sus sueños y metas se verían afectadas, por eso prefirió agarrar vuelo.

Viajó solo, aunque en su nuevo refugio tiene a familiares que lo recibieron y ayudaron en el proceso de adaptación.

#MiVuelo les presenta a Cesare Contasti. (Cortesía)

Al preguntarle sobre lo que ha realizado laboralmente desde que llegó a los Estados Unidos, la respuesta fue extensa. Sí, Cesare ha pasado prácticamente por todo, en su primer empleo duró solo dos días, era de remodelación y tenía que colocar cerámica en el piso de una casa, le pagaban $50 por el día, es decir, que si trabajaba 4 horas o 12 horas, el salario iba a ser el mismo, por lo que a los dos días se retiró.

Pasaron algunas semanas y comenzó a trabajar como Houseman en un Resort, era parte de un equipo de cuatro personas que limpiaban las famosas y temidas “villas”, le tocaba sacar de las habitaciones la ropa de cama, las toallas sucias y reemplazarlas por las limpias, barrer, aspirar y en ocasiones hasta lavar los baños.

“Era un trabajo bastante fuerte, nos cronometraban el tiempo y si nos retrasábamos, nos quitaban las villas asignadas y se las daban a otro equipo, lo cual no era beneficioso porque nos pagaban por villa terminada y no por hora”, dijo.

Luego de seis meses encontró empleo en una empresa que le ofrecía el cargo de “Promotor Comercial” que no era otra cosa que vendedor de filtros de aire y de agua, colchones, cuchillos y ollas, allí solo duró un mes y medio porque la ganancia era por comisión.

De ese trabajo se fue al área de Rental Car en el Aeropuerto Internacional de Orlando, donde cumplía un horario rotativo (mañana-tarde-noche-madrugada). Allí aspiraba y limpiaba los carros por dentro, también media la presión de los neumáticos y le colocaba gasolina, agua a los limpia parabrisas, debía hacer un promedio de 4-5 carros por horas porque si no cumplías con la producción, te sacaban del trabajo por ese día.

Al año se le presentó la oportunidad de trabajar como Diseñador Gráfico, su profesión, en una Agencia de Marketing que quedaba en Puerto Rico y tenía una sede en Orlando, con un horario y salario mucho mejor; y lo más importante para él, era que estaba ejerciendo su carrera; este trabajo lo alternaba con un part time en una empresa familiar de asesoría y los fines de semana trabajaba como chofer de Lyft y luego de Uber.

Luego de dos años en la Agencia de Marketing, Cesare sintió la necesidad de un cambio, y decidió emprender y montar su propia empresa. Así nace su estudio de diseño PICnice, lo alterno con Uber y Lyft, también con la empresa de su familia, ya que ellos le brindaban la comodidad y flexibilidad de horario que necesitaba para desarrollar un emprendimiento.

Cesare expresó: “Todo sonaba muy bonito pero no lo era, iniciar un negocio en Estados Unidos es muy fácil de comenzar por lo sencillo que es abrir la empresa, pero es un mercado muy difícil y competitivo por la cantidad de demanda que existe, y más en el área en el que me estaba metiendo, ya que a diferencia del mercado latino, las personas se dejan llevar por el precio y no por la calidad, perdiendo así contratos, ya que no podía competir con mega empresas que me tumbaban el precio por centavos, para mí no era rentable; es así como por inexperiencia y varias “metidas de pata” cerré la empresa”.

(Cortesía)

Paralelamente a la apertura de su negocio, Cesare incursionó en el negocio de redes de Amway, dijo que estar allí le abrió la mente, conoció la realidad de ese mundo, la parte educativa, pero entendió que no le interesaba seguir participando y es cuando aplica por la posición de Fotógrafo en Disney, la cual no fue aceptada porque según alegaron que su inglés no era fluido para trabajar en público y le ofrecieron el cargo de service en el área de bebidas y comidas de Disney, en los espacios de un restaurante en el parque Magic Kingdom.

“Lo más gracioso, es que en ese cargo también estaba expuesto a tratar con público y fue así como perdí el miedo de hablar inglés”, destacó. Al año se retiró de Disney y se quedó únicamente con el empleo de su familia, Uber y Lyft.

Si creyeron que ha sido todo para Cesare, les digo que todavía falta, pero toca narrar la parte de esta historia que quizás para él es la mejor, porque Cesare se conectó de nuevo con su pasión, ¿Cuál? Resulta que luego de identificarse con su propósito de vida, eso que te lleva a hacer de todo y que no importa lo que te paguen, pero tú eres feliz, se dio cuenta de cómo es el mundo de la FOTOGRAFÍA en los Estados Unidos.

Cesare explico que no es fácil, sin embargo, él se atrevió a dar el paso, comenzó a seguir por las redes sociales a diferentes fotógrafos, decidió endeudarse, pero invertir en la compra de equipos, su intención es clara, “llegar a las grandes ligas”.

Hoy es referencia en Orlando porque ha tenido el privilegio de estar en grandes eventos entre ellos: la obra de teatro: “A mi gordo no me lo quita nadie” de Mimi Lazo, el evento de redes sociales Boss Ladies Rocking Orlando. Ha realizado sesiones fotográficas a personas que construyen su marca, a modelos, bodas, entre otros.

Este hombre noble, de buen corazón, tímido, porque donde ustedes lo ven es así, pero con un estilo único que lo hace ser una extraordinaria persona, nos contó que lo más difícil para él en medio de todo este proceso de migración fue tomar la decisión de hacerlo, pero una vez lo hizo todo fluyó.

Dijo no ser apegado, sin embargo, piensa que una de las cosas más duras, es separase de la familia, los extraña, sentir la incertidumbre de no saber si los vas a volver a ver, es terrible.

A Cesare le ha tocado “despedir” a personas muy cercanas, “mi abuelo, quien fue mi figura paternal (porque no me críe y prácticamente no conocí a mi papá biológico) y al que llamaba papá, falleció hace tres años y no pude estar allí, también mi prima, quién era como una hermana, falleció hace un año y tampoco me pude despedir de ella” …

(Cortesía)

Estas son las cosas que duelen en medio de la distancia, pero no dudes ni un momento que donde estén, ellos se sienten muy orgullosos de ti.

Finalmente Cesare envió un mensaje a muchos inmigrantes, pero este mensaje está enfocado para aquellos que no han entendido que tienen una oportunidad de crecer y de ser mejores personas en el nuevo lugar donde se refugian.

“Es necesario levantarse todos los días agradeciendo por todo lo que tienen y han logrado”.

Recomendó que los vicios deben dejarlo atrás y aprovechar esa viveza que caracteriza a muchos para resaltar de manera positiva en los trabajos. Además, unirse a personas de éxito, que te inspiren, motiven y te apoyen en tu emprendimiento es una de las claves.

¿Qué te pareció la historia de Cesare? ¿Cuántas personas que nos leen queriendo hacer lo que les gusta, pero no se atreven? Recuerda #TuSiPuedes lograr lo que te propongas.

Gracias por permitir contar tu historia Cesare, te admiro y sé que cuando estés en “las grandes ligas” te acordaras de esta Migrante en Vuelo. ¡Éxitos!

Hasta la próxima historia señores,

Se despide,

Cortesía: Adriana Henríquez @migrantesenvuelo




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.