Foto Angel Chacón

Dos mil 414 protestas en los primeros 90 días de 2018, registró el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS). Equivalente a un promedio de 26 protestas diarias, en un año en nuestro país, sumido en un colapso y deterioro de la calidad de vida. Esta cifra representa un incremento de 93% en comparación con el mismo periodo del año pasado.

85% de estas manifetaciones fue para exigir derechos económicos, sociales, culturales y ambientales (DESCA) y el 15% para exigir derechos civiles y políticos (DCP).

Lo que se desprende de los datos obtenidos por el OVCS durante este primer trimestre del año es que Venezuela ha entrado en una etapa de colapso de los servicios públicos, de la alimentación, de la salud y han crecido los conflictos laborales. O

Observan con preocupación que los actos de violencia contra los comercios aumentan y se uniformizan en el territorio nacional. Como también que la respuesta del gobierno ha sido mínima, insuficiente, parcial y represiva. “Insuficiente porque incluso en foros públicos internacionales el gobierno ha preferido negar la situación, parcial porque pretende resolver la emergencia humanitaria no de manera universal sino segregando a una parte de la población y represiva por los muertos, heridos y detenidos en el marco de las manifestaciones”, señala el comunicado de la OVCS.

El primer trimestre 2018 se caracterizó por:

  • Protestas por alimentos y medicinas.
  • Aumento de las protestas por servicios básicos, tales como electricidad, gas doméstico y agua potable.
  • Repunte de los hechos violentos contra comercios como forma de acceso alimentos y reclamo de servicios.
  • Incremento de exigencias por reivindicaciones laborales.
  • Colapso en el servicio de transporte.
  • Dificultades para acceder a dinero en efectivo
  • Cierres de calle y concentraciones como las principales modalidades de protesta.

También, señalan que de las 2.414 protestas documentadas estos primeros tres meses, 1.137 fueron combinadas, es decir, se exigieron distintos derechos simultáneamente. En términos porcentuales esta modalidad de protestas representó el 47% del total registrado.

Precariedad en servicios básicos

De las 2.414 protestas registradas, 748 estuvieron vinculadas a la precariedad en servicios básicos, en promedio 8 protestas diarias. Una muestra del colapso de los servicios básicos en el país.

Los cortes de energía eléctrica afectaron el desenvolvimiento de actividades comerciales, educativas, domésticas, culturales e incluso la salud pública.

Por su parte, las constantes fallas en la distribución de gas doméstico han generado descontento en hogares venezolanos, siendo las ciudades y poblados del interior los más afectados, viéndose obligados a implementar antiguas técnicas para la preparación de sus alimentos como cocinar los alimentos a leña. Como los cortes eléctricos, también se adicionan.

Otro servicio en menoscabo, la prestación o restitución del servicio de agua potable, que se ha visto afectado en innumerables comunidades, por presuntas fallas en las tuberías, generando el cobro excesivo por parte de camiones cisternas, aumento de enfermedades, paralización de clases, servicios médicos y otras vicisitudes.

Persiste la inseguridad alimentaria

Durante los primeros 90 días del año se ha mantenido la inseguridad alimentaria en Venezuela, caracterizada por desabastecimiento, escasez y carestía de productos.

De las 2.414 protestas registradas, 549 estuvieron vinculadas a la crisis alimentaria.

Un promedio de seis protestas diarias por alimentos

Enero se mantuvo como el mes de mayor protesta por alimentos, situación influenciada por la irregularidad en la entrega de las cajas CLAP, los problemas de producción de las empresas por falta de materia prima.

Durante este período el OVCS observó que más personas buscan comida en las calles, en los desperdicios y bolsas de basura.

Violencia contra comercios

En enero se contabilizaron 141 hechos violentos contra los comercios. 642% más que en igual mes del año pasado. Esta Ong manifiesta que el aumento de este tipo de manifestaciones violentas, es producto del hambre, desesperación e impunidad.

Situación de los conflictos laborales

Los reclamos laborales se incrementaron estos tres primeros meses del año, ubicándose en el segundo lugar en el índice de manifestaciones. En este lapso se reportaron 708 protestas para exigir derechos laborales.

La crisis económica, caracterizada por un escenario hiperinflacionario, ha destruido cualquier capacidad adquisitiva del salario de los trabajadores y ha puesto en riesgo su estabilidad laboral. Cada vez más las posibilidades de costear gastos de comida, salud, transporte, educación, entre otros.

Varios gremios han limitado o paralizado sus actividades por falta de productos, insumos, materia prima y equipos requeridos para garantizar los servicios.

Analizan que gran parte de los trabajadores abandonan sus empleos en busca de nuevas formas de ingreso, muchos componen el éxodo masivo de venezolanos que han salido del país con la esperanza de encontrar mejores condiciones de vida.

Esta situación ha derivado, entre muchos aspectos, en una alta rotación de personal en las empresas, forzando a los patronos a adoptar incentivos y asumir los costos de la crisis para retener el talento. Se han registrado casos de empresas con horarios flexibles por la falta de transporte público ,así como la asignación de bonos y alimentos para mitigar las necesidades laborales.

La grave crisis en el sector salud sigue empeorando

La falta de medicinas, implementos quirúrgicos, remuneración al personal médico, deficiencia en infraestructuras hospitalarias e inseguridad personal movilizaron a médicos, enfermos y familiares. La exigencia común es cooperación humanitaria, para garantizar atención mínima en el sistema de salud que permita prevenir epidemias, al tiempo de mejorar las condiciones  y complicaciones de pacientes crónicos. En este lapso se reportaron 287 protestas para exigir el derecho humano a la salud.

La situación tiende a agudizarse en la medida que no existen respuestas oficiales a las exigencias ciudadanas. Los pacientes con enfermedades crónicas, hipertensos, cáncer, VIH, trasplantados, son los más afectadosporque dependen del suministro de medicamentos para el tratamiento que entrega el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).

Represión y muerte en manifestaciones

El gobierno de Nicolás Maduro continúa consolidando un sistema de represión en Venezuela, enmarcado en el Plan Cívico-Militar Zamora 200 que institucionaliza la actuación conjunta de fuerzas militares, fuerzas milicianas y civiles armados en funciones de control de orden público o en cualquier otro ámbito que decidan es de su interés.

Este sistema de represión ha afectado a las protestas populares y sobre todo a las protestas de la  gente más pobre, que incluso en el pasado se identificó con el partido de gobierno, evaluaron los investigadores del OVCS.

Recopilaron que en los primeros 3 meses de 2018 fallecieron 10 personas en el contexto de manifestaciones. El 100% de los hechos ocurrió en protestas para exigir DESCA.

La respuesta a las manifestaciones por hambre ha sido la represión y muerte. 8 de las 10 muertes ocurrieron en protestas para exigir alimentos.

 

En el estado Mérida se registró el 50% de los asesinatos (5). El resto ocurrió en: Trujillo (1); Barinas (1); Portuguesa (1); Anzoátegui (1) y Sucre (1).

 

Urge cooperación humanitaria

El OVCS exige al Gobierno nacional atender los problemas que agobian a los venezolanos. No justifican que de ser una de las naciones de la región que se destacaba por la calidad de vida de sus ciudadanos, Venezuela tenga un presente marcado por la desesperanza, la falta de oportunidades y el abandono.

Considera que el Gobierno venezolano debe reconocer la magnitud de la crisis y entender que la cooperación humanitaria internacional es justa y necesaria. De mantenerse el rumbo de los últimos años, especialmente desde 2017 en adelante, advertimos que los daños serán irreparables.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.