Foto: Twitter

Preocupados tras siete meses sin conseguir medicinas, decenas de enfermos de Parkinson marcharon este lunes en Caracas para pedir a Naciones Unidas que interceda ante el gobierno venezolano y se importen los tratamientos que necesitan.

“Antes conseguíamos el medicamento mes a mes porque el gobierno lo importaba, pero desde hace siete meses cortaron ese suministro”, dijo Ronald Segovia, de 50 años, enfermo desde hace dos.

Segovia, un hombre delgado y moreno que ya no controla el fuerte temblor de su brazo izquierdo, aseguró que su condición ha empeorado. “Tenemos miedo”, afirmó.

En Venezuela, sumida en una aguda crisis económica, la escasez de medicamentos para enfermedades crónicas llega a 95%, en tanto las esenciales, para hipertensión  por ejemplo, es de 85%, según la privada Federación Farmacéutica.

Segovia intentó comprar el tratamiento en Europa a través de un amigo, pero la caja para un mes, que cuesta 20 euros, le resulta inaccesible. “Gano sueldo mínimo, eso son tres dólares (según la tasa del dólar negro)”, añadió.

El dólar negro es referente de muchos productos, en un contexto en que el gobierno ha restringido drásticamente las importaciones y la entrega de divisas que monopoliza al sector privado por sus graves problemas de liquidez.

Entre los manifestantes había varios en sillas de ruedas porque la agudización de su enfermedad ya no les permite caminar.

“La enfermedad avanza rápidamente. En las noches a veces debo tirarme en el suelo para que el frío controle los espasmos”, confesó María Vizcarron, de 48 años, 10 con Parkinson, a quien le queda un mes de tratamiento porque un amigo le trajo pastillas desde España.

Eufracio Infante, presidente de la Asociación Civil Parkinson Caracas, dijo que en Venezuela hay 33 mil personas con la enfermedad, de las cuales 17mil recibían el tratamiento hasta hace siete meses.

“Desde que dejó de llegar han fallecido seis personas”, aseguró Infante, también afectado por la enfermedad.

Infante está entre los pocos que tienen algo de tratamiento. “Debo usar parches todos los días, pero para rendirlos los uso cada cuatro”, explicó.

Al llegar a la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en el este de Caracas, los manifestantes entregaron una carta que relaciona las medicinas que se necesitan para tratar el mal.

“Pedimos ayuda humanitaria o la mediación de Naciones Unidas para que el gobierno permita que la empresa privada importe las medicinas”, precisó Aída Cabrera, miembro de Parkinson Caracas.

Agotada tras la caminata, Cecilia Suárez, de 72 años, arrastraba su bastón mientras buscaba dónde sentarse.

“Tengo tres años con Parkinson y ocho meses sin medicinas. Se me está paralizando el lado derecho del cuerpo. No puedo comprar las pastillas ni en Venezuela, mi pensión no alcanza ni para un cartón de huevos”, contó.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.