José Manuel González sentado cerca de las tumbas de sus dos hijos, asesinados durante enfrentamientos entre delincuentes por rutas de contrabando, en Guarero,( Foto ENYT)

Llevan agua potable a los residentes de los pajonales áridos, imparten talleres de agricultura y ofrecen revisiones médicas. Median en las disputas por la tierra, multan a los ladrones de ganado, resuelven divorcios, investigan delitos y castigan a los ladrones.

No son policías, ni funcionarios, ni miembros del gobierno de Venezuela, que prácticamente ha desaparecido de esta zona empobrecida del país.

Todo lo contrario: pertenecen a uno de los grupos rebeldes más conocidos de la vecina Colombia, considerado terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea por llevar a cabo atentados y secuestros durante décadas de violencia.

El colapso económico de Venezuela ha destruido tanto el país que los insurgentes se han instalado en grandes extensiones de su territorio, aprovechando la ruina de la nación para establecer sus propios mini-Estados.

Y lejos de huir por miedo o exigir que las autoridades los rescaten, muchos residentes aquí en las zonas fronterizas de Venezuela —hambrientos, perseguidos por las bandas locales de narcotraficantes y que denuncian desde hace tiempo el abandono de su gobierno— han dado la bienvenida al grupo terrorista por el tipo de protección y servicios básicos que el Estado no les proporciona.

Los insurgentes “son los que aquí trajeron la estabilidad”, dijo Ober Hernández, un líder indígena de la península de la Guajira junto a Colombia. “Trajeron la paz”.

Una familia que vivió en lo que queda de esta casa fue amenazada por un grupo armado llamado La Zona. El grupo era conocido por quitar los techos de las casas, por lo que sería imposible que los propietarios regresaran.

Una maestra de la localidad de Paraguaipoa que vive en un barrio actualmente controlado por grupos armados.

Los guerrilleros marxistas del Ejército de Liberación Nacional, conocido como ELN, el mayor grupo rebelde que queda en América Latina, comenzaron a cruzar a la parte venezolana de la península el año pasado desde Colombia, donde han estado en guerra con el gobierno durante más de 50 años.

Con su país destrozado, el líder autoritario de Venezuela, Nicolás Maduro, ha negado durante mucho tiempo la presencia de insurgentes colombianos en su territorio. Pero, según algunos cálculos, los guerrilleros del otro lado de la frontera operan ahora en más de la mitad del territorio venezolano, según el ejército colombiano, activistas de derechos, analistas de seguridad y decenas de entrevistas en los estados venezolanos afectados.

El alcance de los insurgentes en Venezuela se hizo aún más evidente el mes pasado, cuando el gobierno lanzó la mayor operación militar en décadas para desplazar a una facción disidente de otro grupo rebelde colombiano —las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)— del remoto estado de Apure, donde los guerrilleros tendían emboscadas y colocaban minas improvisadas.

En la capital, Caracas, Maduro aún mantiene un firme control sobre los principales pilares del poder, y sus militares siguen siendo capaces de responder con fuerza a las amenazas a su gobierno. Pero en amplias zonas del país, el Estado venezolano y su autoridad se reducen drásticamente, lo que permite que grupos armados y organizaciones criminales de todo tipo tomen el control, a menudo con consecuencias devastadoras.

En marzo viajamos a la península de la Guajira venezolana, invitados por líderes indígenas, para documentar el retroceso del estado y la anarquía que llena el vacío.

Con información de ENYT




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.