(Foto referencial)

España quiere abogar este viernes en la Cumbre Iberoamericana de Guatemala por la unión y el diálogo en una América Latina en la que asoman críticas al multilateralismo, siguiendo la estela de Estados Unidos.

El jefe del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, llegó el miércoles a la ciudad turística de Antigua, al suroeste de la capital guatemalteca, con un mensaje a los otros 21 países participantes del cónclave de “avanzar juntos hacia un futuro más prospero, inclusivo y sostenible”.

El gobierno ibérico insta a los países iberoamericanos a defender “el valor del multilateralismo”, de la integración y de espacios de diálogo como este encuentro, que desde el jueves celebra su XXVI edición.

“Esta es una oportunidad para impulsar el diálogo y la cooperación desde el multilateralismo en el marco de progreso de la Agenda 2030” de desarrollo sostenible de la ONU, dijo Josep Borrell, ministro de Relaciones Exteriores español, al intervenir la víspera en la reunión de cancilleres.

Sin dar nombres, aunque pareció una crítica velada al presidente estadounidense Donald Trump, el funcionario alertó de “ataques” a las instancias multilaterales y comparó la situación global actual con los preámbulos de la Segunda Guerra Mundial.

“Aunque no haya grandes intenciones expansionistas, sí hay aires de venganza, tensiones proteccionistas y ataques a Naciones Unidas”, afirmó.

Al mismo tiempo, abogó por valorar y apoyar espacios para el “diálogo” como el encuentro en este país, que reúne a 16 mandatarios -entre ellos los de Brasil y México- y cuatro vicepresidentes. Cuba y Chile tienen representación ministerial.

Trump ha sido un crítico constante del multilateralismo, del que Estados Unidos históricamente ha sido un precursor.

Expertos advierten que la estela del mandatario estadounidense podría ser seguida por el presidente electo de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, cuyo respaldo absoluto al magnate ha sido hasta el momento la única luz clara de lo que será su política exterior.

De ser así, el tradicional liderazgo de la principal potencia latinoamericana será una incógnita. Al igual que el de otro gigante, México, cuando asuma en diciembre el izquierdista Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Aunque hasta ahora ha sido cauto, la llegada de AMLO es un salvavidas para la izquierda tras las victorias de la derecha en naciones anteriormente gobernadas por esta corriente, como Argentina, Brasil y Chile. Y podría serlo también para la cada vez más aislada Venezuela de Nicolás Maduro, ausente de la cumbre.

“Expreso mis votos (para) que el espacio iberoamericano continúe siendo un instrumento de integración entre los pueblos”, apuntó el embajador Nelson Antonio Tabajara de Oliveira, representante del gobierno brasileño saliente en la reunión de cancilleres.

 – Migración y cambio climático –

Se prevé que este viernes los presidentes y jefes de gobierno aprueben la declaración de Guatemala y 20 comunicados especiales en los que renuevan los compromisos sobre desarrollo y la Agenda 2030 asumidos por todos los países en 2015, indicó la Secretaría General Iberoamericana (Segib) en un comunicado.

Los documentos aprobados previamente por los cancilleres abordan temas como la migración y el refugio, en momentos en que la región vive una ola migratoria de centroamericanos que huyen de la pobreza a Estados Unidos y de venezolanos que escapan de la crisis en su país.

Además, del derecho al agua potable y al saneamiento; la conservación y uso sostenible de los océanos; el comercio sostenible del café; las personas con discapacidad, y el fortalecimiento de las lenguas indígenas.

“Sinceramente creo que esta (la agenda 2030) es la única narrativa que tenemos hoy en día que nos compete a una cooperación global, que es una narrativa a favor de un futuro común, juntos y no de confrontación y fragmentación”, afirmó la secretaria de la Segib, Rebeca Grynspan.

La reunión se realizará en el antiguo convento católico Santo Domingo, cerca de las faldas del activo volcán de Fuego, que el 3 de junio registró una potente erupción que arrasó con la comunidad Los Lotes, dejando 192 muertos y 236 desaparecidos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.