Tras incontables críticas, Álvaro Morata anotó su primer tanto del certamen. Foto EFE.

Dos tantos anotados por Álvaro Morata y Mikel Oyarzabal en la prórroga le permitieron a España doblegar a Croacia en un partido cambiante y firmar el pase a cuartos de final de la Eurocopa.

El encuentro tuvo de todo. Un error clamoroso de Unai Simón, remontada con autoridad de España y empate en el descuento de Croacia para ir a una prórroga abierta. Allí, el equipo de Luis Enrique acabó imponiendo su mayor calidad. España, que no pasaba de octavos de una fase final desde 2012, espera rival ahora para seguir soñando en San Petersburgo.

El equipo de Luis Enrique fue superior en casi todo el partido. Y solo en los minutos posteriores al 1-0 y en el tramo final del tiempo reglamentario le entraron las dudas. Con dos cambios en el once inicial, Gayá por Jordi Alba y Ferrán Torres por Gerard Moreno, España salió monopolizando el balón frente a una Croacia muy defensiva que apenas salía de su área.

Koke, tras un gran pase de Pedri, erró un mano a mano con Livakovic. Y Morata cabeceó muy desviado un gran centro de Ferrán. Cuando se olía el tanto español, llegó el grosero error de Unai Simón, que ni siquiera llegó a tocar la pelota. España estuvo descolocada unos minutos.

La “Roja” se rehizo poco a poco. Livakovic salvó el empate con una gran mano a tiro de Gayá, pero no pudo hacer nada con el rechace de Sarabia. Croacia subió líneas en la segunda parte y lo pagó. Pedri se soltó. Ferrán y Sarabia empezaron a encarar en posición ventajosa. Así llegó el 1-2 de Azpilicueta, que inició la jugada con un gran arranque, pasó a Pedri, este a Ferrán, y su centro lo remató a gol.

Los croatas empujaban pero sin mucha convicción. Ferrán pareció sentenciar el encuentro a 13 minutos del final. El gol de Orsic estrechó el resultado y animó el partido, aunque España no pasaba apuros reales. Hasta que en el descuento apareció Pasalic, solo, para fusilar de cabeza a Simón.

En la prórroga, Croacia se lo creyó. Unai sacó una gran mano a remate a bocajarro de Kramaric. Dani Olmo rozó el gol. El jugador del Leipzig, con pasado en el fútbol croata, se desquitó con dos asistencias en cuatro minutos a Morata y Oyarzabal que sentenciaron el resultado. Budimir pudo meterle más emoción, pero su tiro salió rozando el palo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.