La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini (I) ofrece una conferencia de prensa conjunta con el canciller cubano Bruno Rodríguez, en el 2016. (AFP)

La decisión del gobierno de Donald Trump de activar en mayo una vieja norma que perjudicaría las inversiones extranjeras en Cuba dejaría expuestos sobre todo intereses de la Unión Europea, líder en inversión en la isla y con España como su actor más destacado.

La UE, que en 2017 tuvo una inversión directa de 500 millones de euros, es “el mayor inversor extranjero en Cuba (sobre todo en los sectores de turismo, construcción, industrias livianas y agrícolas)”, según una ficha técnica del bloque.

De allí que la UE se apresuró a lamentar la decisión y advertir con acciones ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) y ante los tribunales europeos si se ve perjudicada con la activación el 2 de mayo de un capítulo de la Ley Helms-Burton de 1996 que permite demandar en cortes estadounidenses a empresas extranjeras presentes en Cuba que gestionan bienes confiscados tras la revolución.

Para la isla de régimen comunista la inversión extranjera es clave. En 2017 atrajo 2.000 millones de dólares, inferior a los 5.000 millones anuales que necesita para estimular su economía.

A esa cifra contribuyó España, que es “el principal inversor en una amplia gama de sectores tales como el turismo, industrias varias, servicios financieros, suministro de aguas, cemento”, según el Ministerio español de Exteriores.

El Ejecutivo del socialista Pedro Sánchez, quien en noviembre se convirtió en el primer jefe de gobierno español en visitar Cuba en 32 años, rechazó este miércoles en un comunicado la medida estadounidense, que a su juicio “deteriora las relaciones bilaterales entre países aliados, además de perjudicar seriamente el bienestar de la población cubana”.

La portavoz del gobierno, Isabel Celaá, garantizó de su lado que Madrid “va a estar absolutamente respaldando a las empresas españolas” en Cuba.

Aclarando que las autoridades cubanas no ofrecen detalles sobre los inversores precisamente para protegerlos de actuaciones de Estados Unidos, el gobierno español cifra en base a datos oficiosos la existencia en la isla de 37 empresas españolas, además de otras 8 mixtas en la zona especial del Mariel, para una inversión de 371 millones de euros para 2016.

Además de producir cemento, suministrar agua potable y hacer mantenimiento de aeronaves, la presencia española destaca en el sector turístico, con 80 contratos de administración hotelera que se reparten una decena de empresas, entre ellas Meliá, NH, Iberostar, Barceló, Globalia, Sercotel, y Blau.

Como ejemplo, destaca el Hotel Habana Libre, administrado por Meliá, uno de los edificios más emblemáticos de Cuba situado en plena zona central de La Habana.

Meliá no respondió inmediatamente a una solicitud de comentario de la AFP. De su lado, NH minimizó la posibilidad de verse afectado con la normativa, afirmando que solo opera en la isla dos hoteles “bajo contrato de gestión” pero sin capital invertido, según un portavoz.

– Inversiones de Francia, Alemania y Canadá –

Además de España, Francia también tiene importantes inversiones en Cuba, con una treintena de empresas implantadas en la isla, entre ellas el número dos mundial de bebidas espirituosas Pernod Ricard, el grupo hotelero Accor, el gigante de la construcción Bouygues o la petrolera Total.

Mientras Pernod-Ricard tiene los derechos del ron fabricado en Cuba y vendido bajo la marca Havana Club, Bouygues y Aeropuertos de París fueron encargados de modernizar y gestionar el aeropuerto de La Habana y Accor prevé inaugurar en septiembre un hotel 5 estrellas en el Malecón de la capital cubana.

Alemania, que reconoce tener inversiones “débiles” en Cuba, tiene escasa presencia de empresas en Cuba, destacando la energética Eff Management, MTU Friedrichshafen, que construye centrales para producir electricidad con diésel, y la empresa del sector transporte MAN.

Fuera de la UE, Canadá tiene inversiones significativas en Cuba, en sectores de energía, petróleo, gas y turismo, pero destacando en minería, al punto que la empresa Sherritt Mining es la principal inversionista privada en la isla. AFP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.