COMPARTE

No hay manera que los indicadores económicos del país sean positivos. Al menos no será posible mientras la distorsión de precios se mantenga. No se trata de imponer regulaciones, deben darse ajustes reales y mejorar las condiciones del mercado. Todo indica que desde el Gobierno la estrategia se ha aplicado al revés.

estabilización de precios va de la mano con la definición de un ajuste cambiario

Así lo advirtió el director del Instituto de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la Universidad de Carabobo (Faces-UC), Pablo Polo, para quien la prioridad en términos macroeconómicos es la estabilización de los precios como punto de partida a la solución del resto de los problemas financieros de la nación.

El economista recordó que en 2007 se dio una importante mejoría de las condiciones socioeconómicas de las clases más desfavorecidas, y eso fue gracias a la normalización en esquemas de precios instaurado en ese momento. “Pero eso ya se perdió. Ahorita se consigue un kilo de azúcar importada en tres mil 800 bolívares y de manera más intermitente aparecen en anaqueles, con largas colas, el que es vendido a precio regulado de 380 bolívares”. La brecha de 900% evidencia la distorsión.

Trabajar en la estabilización de precios va de la mano con la definición de un ajuste cambiario, que es donde existe la mayor expectativa sobre la manera en que el Gobierno enfrentará el problema económico. “No basta con discursos. Es hora de resolver eso, están dejando correr el proceso de ajuste de manera disimulada y todos estamos sufriendo las consecuencias de un salto en los precios que jamás se había experimentado en el país”.

La miseria es el resultado de esa falta de acciones concretas. El venezolano cada vez tiene menos dinero para enfrentar sus necesidades. El poder adquisitivo es uno de los más pobres del mundo y en 2017 la situación se agudizará si no se toman las decisiones requeridas.

La modificación del cono monetario para Polo, además de haberse hecho con retraso, representa solo una pastilla para un dolor de cabeza que debe ser tratado en una sala de emergencia. “El problema es grave. No basta con salidas aisladas”.

La inflación es una de las consecuencias de la crisis. El economista estima que al cierre de 2016 llegue a 700%. En 1995 se había dado el registro más alto de este indicador con 105%, era la primera vez que se contaba en tres dígitos. Eso se repitió en 2015 “y es una historia a la que no se ve fin”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.