Estudiantes del quinto año de medicina de la Universidad de Carabobo, asignados a la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera, están al borde de la desesperación, pues desean retomar sus actividades académicas en ese centro hospitalario, pero no lo pueden hacer ante la negativa de un reducido grupo de profesores.

Delegados estudiantiles señalaron que mientras esto ocurre en la CHET, sus compañeros asignados al Hospital Universitario Dr. Ángel Larralde comenzaron sus actividades académicas, y los del núcleo La Morita, ya pasaron sexto año.

También manifestaron que no entiende la posición de los docentes que se niegan a dar clases, porque se les ha ofrecido varias alternativas ante los problemas que exponen, pero estos mantienen su posición de no iniciar actividades.

Citaron como ejemplo que alumnos se comprometieron a brindarles ruta de transporte de sus hogares al hospital y viceversa, para que no gasten gasolina. También se les dijo que mediante campañas llevadas a cabo, se logró la obtención de equipos de protección personal para ellos y los estudiantes, de manera que no se expongan a la COVID-19.

Sin embargo, nada de esto ha sido tomando en cuenta por los profesores, quienes pareciera no importarles el deseo que tienen los alumnos de culminar sus estudios para seguir apoyando el desarrollo del país.

Detallaron que en general son 172 alumnos los que están enfrentando esta vicisitud, quienes representan la mayor parte de la Promoción 65 de Médicos Cirujanos de la UC. De no comenzar clases, quedarían fuera del grupo de graduandos de diciembre de 2021, que ya tiene más de un año de retraso.

Comentaron que incluso, los profesores que se niegan a dar clases, están desconociendo la resolución del Consejo de Facultad emitida el día 18 de junio del presente año, donde se invitaba a reiniciar actividades docentes y practicas nuevamente en los hospitales.

”Ayúdennos a ayudar, ayúdennos a construir nuestro país”.

Añadieron que los cimientos de una sociedad productiva nacen en el seno de la universidad y bajo la tutela de docentes comprometidos con su labor y deseo de enseñar para formar profesionales de éxitos que permitan levantar este país que tanto lo necesita.

Los estudiantes sostienen que producto del abandono de los espacios universitarios en el hospital y en el campus Bárbula, en los últimos nueve meses, estos fueron víctima de la delincuencia.

Agradecen al decano José Corado el respaldo que hasta ahora le han dado, y solicitan a las máximas autoridades de la UC que se unan a esta lucha por el reinicio de clases.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.