(Foto AFP)
COMPARTE

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ratificó este sábado que el nódulo descubierto en su garganta durante unos exámenes de urgencia realizados la semana pasada en Cuba “no es maligno” y no le provoca dolor, pero debe ser extirpado.

En una rueda de prensa en Cochabamba (centro), reconoció que todavía sufre de ronquera, algo que le afecta desde enero pasado, pero los médicos le dijeron que eso mejorará poco a poco y que también debe someterse a la cirugía para la extirpación del nódulo.

“Felizmente no es maligno y tiene que extraerme eso”, sostuvo el mandatario, quien la semana pasada visitó La Habana para someterse a unos exámenes de la garganta y el abdomen, donde sufría de dolores.

Hace unos días, la ministra de Salud, Ariana Campero, explicó que el mandatario tiene una “tumoración” benigna de tamaño milimétrico en la laringe, también padecía de sinusitis y de una infección vírica que fue lo que causaba los dolores en el abdomen.

Morales dijo a los medios que está obligado a informar sobre sus padecimientos porque la oposición y la prensa están siempre sobre el tema y no quiere causar preocupación en el pueblo boliviano.

“Estoy mejor, aunque sigo con tratamiento”, concluyó, tras admitir que los médicos le han pedido respetar las recomendaciones de reposo en su agenda de actividades, que en los últimos días incluyó partidos de fútbol y largos discursos en diversos actos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.