La fotoperiodista venezolana Fabiola Ferrero / Foto cortesía

Como quien parte en busca de Eldorado, la fotoperiodista Fabiola Ferrero quiso encontrar aquella Venezuela de la que le hablaban sus padres. El resultado es un trabajo que ha sido premiado en esta edición del Festival Internacional de Fotoperiodismo de Perpiñán, donde ha mostrado la desaparición de la clase media en su país.

Se trata de un proyecto de unas sesenta imágenes que la fotoperiodista, que ha publicado en medios internacionales como Time o National Geographic y ha sido reconocida con el premio Inge Morath, ha realizado durante los últimos seis meses, después de que su proyecto fuera seleccionado por la Fundación Carmignac de fotoperiodismo.

“Me interesaba retratar los rastros de un éxito económico y cultural que tuvimos, del que hablan mis padres y personas de otras generaciones. Intento no romantizar el pasado pero si reconozco que esta crisis nos quitó la normalidad, convirtió a seis millones de personas en migrantes, mi familia, mis amigos y yo misma”, cuenta a EFE.

El premio, que fue desvelado el pasado jueves durante la edición actual del llamado Visa pour l’Image, ha sido un secreto que tuvo que guardar desde el pasado mes de noviembre, cuando esta Fundación aprobó su proyecto con una beca de 50.000 euros, que le ha dado alas para continuar poniendo rostros en la crisis de Venezuela, sobre la que ha trabajado en los últimos cinco años.

Una memoria de los años de la prosperidad del petróleo

En su camino por cinco zonas distintas del país, que reflejan cómo han quedado las zonas doradas de los años de la prosperidad del petróleo en 1970 y 1980, le han acompañado varias periodistas locales que publicarán en distintos medios la historia de los venezolanos que conocieron y que Ferrero retrató en sus instantáneas.

“Las personas retratadas son casi todas mayores de 45 años, no son sólo las que tienen la memoria de la prosperidad, sino que son la mayoría de quienes se quedan”, cuenta Ferrero, que describe un país que ha quedado envejecido.

El trabajo de Ferrero será expuesto en París del 28 de octubre al 22 de noviembre en la sala Réfectoire des Cordeliers al tiempo que será publicado en un libro monográfico financiado por la Fundación Carmignac.

El Premio Carmignac de fotoperiodismo, creado en 2009, busca apoyar el trabajo de fotógrafos en el terreno y reconoce al laureado con una beca de 50.000 euros para permitirle realizar un reportaje durante seis meses.

Ferrero agradeció durante la entrega esta recompensa que le permitirá tener “tiempo y financiación para trabajar en un proyecto más amplio y profundo”.

Ahora, la fotoperiodista, nacida en 1991 y residente en Colombia desde 2020, quiere volcarse en el programa educativo Semillero Migrante, que ella misma ha creado, donde forma a personas que están entre Colombia y Venezuela y quieren explorar la cuestión de la migración a través de este arte.

En Venezuela, considera que su trabajo de los últimos cinco años ha permitido retratar la crisis desde distintos ángulos, cerrando un ciclo, y espera ahora poder lanzarse en nuevos proyectos en Colombia.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.