foto referencial

A los 60 años murió con síntomas asociados a la COVID-19 el abogado Martín Antonio Soto Reyes, quien dictó clases en la Universidad Arturo Michelena y en el politécnico Santiago Mariño.

El profesional del derecho nació en Tinaquillo, estado Cojedes, pero desde pequeño se radicó en Valencia, donde estudió y se formó como abogado en la Universidad de Carabobo.

El abogado penalista se desempeñó como defensor público de presos. Estuvo casado con Graciela Giménez, con quien procreó un hijo que ahora es sicólogo.

Contrajo el COVID-19, pero no llegó a ser hospitalizado, por lo que murió en su casa.

Carol Colmenares, presidenta de Relaciones Interinstitucionales del  Frente Nacional de Abogados de Venezuela, citó que Soto Reyes formó parte de la agrupación A Una Sola Voz,  Patrimonio Cultural del Colegio de Abogados de Carabobo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.