La falta de gasolina y de efectivo, en medio del coronavirus, la queja del personal de salud

Que en Venezuela estemos en una crisis profunda, no es nada nuevo. Hace cinco años que en nuestro país se declaró una emergencia humanitaria. Se agudiza con la presencia de la pandemia de COVID-19. No es solo la falta de insumos y de personal, los bajos sueldos y beneficios, de lo que se quejan los trabajadores de la salud.

Ahora, se suma la falta de efectivo y de gasolina, para la movilidad a los centros hospitalarios.

Y es que desde que comenzó la cuarentena, el pasado 16 de marzo, a muchos se les dificulta prestar sus servicios. Pensar que son los que tienen la responsabilidad de salvar vidas en medio de estas caóticas circunstancias.

En 70% de los hospitales ha disminuido la afluencia de los trabajadores por la falta de transporte, revela Mauro Zambrano, dirigente del sector, en un reportaje de Crónica Uno.

Según el reporte, 33% del personal afirma que muchas vías están cerradas. 84% de los trabajadores se ven afectados por la falta de efectivo. 46% está llegando a pie y solo 26% de los hospitales tiene transporte.

José Torres, técnico en registros médicos del Hospital de Charallave, estado Miranda, es un testimonio. “Aqui no hay casi señal, sin efectivo, el sueldo que uno gana no alcanza para ir a trabajar en Caracas. La última vez que fui al hospital, fue en ferrocarril y me costó mucho. Ahora un compañero me dijo que están pidiendo salvoconducto en ese sistema, pero ahora lo más complicado es agarrar camioneta porque no hay gasolina”.

Otra historia es la de Marcos Guillén: “Soy enfermero, vivo en Artigas. Trabajo en el turno de la tarde en el hospital El Algodonal. El Metro de Artigas está cerrado y tengo que ir a Maternidad o a La Paz, tardó en eso 40 minutos. Salgo de la casa a las 10:45 a. m. para llegar a mi horario normal que es la 1:00 p. m. Si me quedo en La Yaguara tengo que esperar el Metrobús que a veces no llega. Las camionetas tampoco llegan. A las 6:00 p. m. salgo a mi otro trabajo en el Pérez Carreño, muchas veces, me voy a pie. Es un cansancio esto del transporte”.

Belkis Guillén: “Soy enfermera del Miguel Pérez Carreño. Y a pesar de que vivo cerca en Artigas, llego a veces tarde, por las vías bloqueadas. La estación del Metro no abre, los guardias mandan a dar un vueltón, sin importar que uno es personal de hospital. Me he tenido que ir a pie. Lo otro es que seguimos aquí en este hospital sin mascarilla”.

Exigencias en cuarentena

Este martes, 31 de marzo, los gremios y federaciones, en vista de estas dificultades, firmaron un documento, en que exigen a los directores de los centros hospitalarios, que en todos los centros de salud haya transporte para los trabajadores.

Además, emplazan a los empleadores a mayores obligaciones en el cuidado de la salud de los trabajadores, medidas extraordinarias de orden económico, social dirigidas a disminuir el impacto que ha tenido en los trabajadores de este sector, como el pago de un bono especial semanal equivalente a 50 dólares para mitigar las condiciones de precariedad laboral.

Con información de Crónica Uno

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.