pacientes renales
Familiares de los pacientes esperan sin distanciamiento social (Foto: Dayrí Blanco)

Dos meses tiene Chirley Benavides acudiendo tres veces a la semana a la unidad de diálisis del Seguro Social Valencia Sur. Lo hace con su esposo, que es paciente renal, y se enfrenta a una serie de precariedades que provoca que los familiares tengan que limpiar las camas con vinagre.

Esa es la única alternativa que han encontrado ante la falta de protocolos de higiene en el lugar, donde la falta de personal es evidente, como consecuencia de los deprimidos salarios.

Para ella, la ausencia de recursos es evidente en esa institución en la que 120 pacientes renales  se dializan para poder seguir viviendo. “Tenemos que traer nuestro antibacterial, hacer las labores de limpieza y traer todos los productos para poder hacerlo”.

Aleisa de Castro ya tiene un año y medio acudiendo con su esposo a esa unidad y coincide en que el mayor problema que tienen en estos momentos es el de la limpieza. “El personal falta tres o cuatro días y nos vemos a la obligación de resolver eso nosotros, porque también hay muchos insectos”.

Ella hizo un llamado directo al gobernador de Carabobo, Rafael Lacava. “Pasamos muchos momentos en los que nos angustiamos y preocupamos porque no están tratando de la mejor manera a nuestros pacientes renales”.

Atentado contra la salud de los pacientes renales

Los pacientes renales deben recibir, en cada sesión, cuatro horas de diálisis, pero ese tiempo se los han reducido hasta a la mitad porque el personal sanitario que ahí labora tiene severas dificultades para movilizarse.

“Eso les afecta su calidad de vida, se descompensan. Salen de aquí peor que como llegan”. A esto se suma que no hay ni sistemas de aire acondicionado y los pacientes se desesperan en medio del tratamiento. Algunos piden ser desconectados.

Todo esto se traduce en lo que el paciente renal José Luis De Alesandro, calificó como un foco seguro de infección. “No hay desinfección y eso ocasiona contaminación de los catéteres por la cantidad de microbios que hay”.

Denunció que no se aplican mecanismos de bioseguridad para prevenir contagios de la COVID-19. Los pacientes renales y familiares están ahí sin distanciamiento social, sin control, sin la aplicación de pruebas para saber si hay alguien asintomático y simplemente reciben  a quienes no tienen señales evidentes de la enfermedad y mandan al Hospital Central a aquellos que tienen síntomas. “La gente de Insalud no ha venido para al menos ver cómo está funcionando esto aquí”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.