Reinaldo Marrero. (Cortesía)

“Hasta ahora nadie lo ha visto. Ni sus abogados, ni familiares ni los médicos. Lo mantienen completamente incomunicado”, denunció este viernes su hermano Reinaldo Marrero.

“Solamente los abogados durante la audiencia de presentación pudieron verlo, pero a mi hermano lo mantienen secuestrado en el Sebin”, recalcó Marrero.

Familiares y amigos del jefe de despacho del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, exigen una vez más su libertad y la de los presos políticos en Venezuela, que a la fecha suman 785, según lista actualizada del enviada a y para verificación y certificación.

Desde la pasada lista del 8/4/19 de 911 personas, fueron excarceladas 167 personas y 41 nuevos presos políticos.

“Estamos convencidos, y así lo expresa Roberto, de que la libertad de los presos políticos es la misma que llegará para el país. Es la misma llave, así como él no los dijo, sigamos luchemos por Venezuela, sigamos adelante con la Operación Libertad”, recalcó Reinaldo Marrero.

Roberto Marrero fue víctima de allanamiento en su residencia en Caracas, en la madrugada del 21 de marzo, de donde fue sacado a golpes, en un operativo que incluyó 10 vehículos y 15 hombres encapuchados con armas largas. Desde entonces se encuentra en El Helicoide”, sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional.

Esto ocurrió a escasas horas de que la alta comisionada para los DDHH de la ONU, Michelle Bachelet asegurara que el Gobierno de Venezuela se niega a reconocer las dimensiones de la vasta crisis de derechos humanos que vive el país.

El Ministerio Público pre-calificó al jefe del gabinete de Guaidó, seis delitos de: conspiración, usurpación de funciones, ocultamiento de armas y explosivos, legitimación de capitales, asociación para delinquir y traición a la patria.

Antes de que se lo llevaran, Roberto Marrero logró grabar un mensaje de audio con su teléfono, que sirvió para enviar al mundo la señal de alarma: “Lamentablemente llegaron hasta mí, pero sigue la lucha. Cuiden al presidente y que sea lo que Dios quiera”, fue lo único que alcanzó a decir antes de que se lo llevaran esposado, reseñó El País a la fecha.

“Rompieron la puerta de mi casa, cuando entraron los dos primeros funcionarios, que me apuntaron con unas pistolas, les dije que yo soy diputado de la Asamblea Nacional y tengo inmunidad parlamentaria. Me tiraron al piso, y allí me mantuvieron con la cabeza hacia abajo mientras revisaban la casa”, resumió Sergio Vergara, vecino de Marrero y jefe de la bancada de Voluntad Popular del también preso político Leopoldo López.

Todavía en pijama, Vergara dijo a los medios que antes de irse escuchó a Marrero gritar como le habían “sembrado” dos fusiles y una granada para hacer creer que eran de su propiedad.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.