(Foto EFE)
COMPARTE

Los familiares de los 11 diputados colombianos del departamento del Valle del Cauca (suroeste) secuestrados en 2002 y asesinados cinco años después aceptaron este sábado la petición de perdón de las FARC.

“Nuestros familiares están vivos en el amor que ha transformado nuestro corazón de 14 años de odio en un amor suficiente para perdonar a sus asesinos”, dijo Jhon Jairo Hoyos, hijo del diputado fallecido Jairo Hoyos.

Los 12 diputados del Valle del Cauca fueron secuestrados en Cali el 11 de abril de 2002 por un grupo de guerrilleros.

Los políticos estuvieron cinco años cautivos, hasta que el 28 de junio de 2007 las FARC anunciaron que en una acción de “fuego cruzado” murieron once de los legisladores, mientras que Sigifredo López fue el único sobreviviente.

Dos años después, el 5 de febrero de 2009, la guerrilla liberó a López, quien en 2012 fue detenido por orden de la Fiscalía General colombiana por presuntamente haber colaborado en el secuestro y asesinato de sus compañeros.

Sin embargo, cuatro meses después Sigifredo López fue exonerado de los cargos que se le imputaban.

La actividad de este sábado tuvo lugar en la iglesia de San Francisco, situada cerca de la sede de la Asamblea Departamental del Valle del Cauca, donde se produjo el secuestro, y fue presidida por el arzobispo de Cali, monseñor Darío Monsalve.

“Usted, Sigifredo López, sobreviviente, y ustedes familiares de los diputados, dejarán de ser víctimas atadas a la tragedia porque Colombia los necesita ahora a todos como luchadores tenaces por la dignidad y en el camino para construir juntos nuestra nación”, dijo el arzobispo.

Jorge Torres Victoria, alias “Pablo Catatumbo”, fue el portavoz de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el acto en el que se proyectó un vídeo con las imágenes y los perfiles de los diputados.

“Esperamos que el futuro permita sanar las heridas y construir una nación más justa para todos los colombianos”, aseguró Torres Victoria, vestido de blanco como el resto de los asistentes.

Durante su intervención, “Catatumbo” reconoció que las FARC son conscientes “del profundo dolor que causaron a los familiares” de las víctimas.

También, el líder guerrillero aprovechó para manifestar que “Sigifredo jamás ha sido militante, simpatizante o colaborador nuestro y lo ocurrido con los montajes judiciales en su contra no son otra cosa que una revictimización absurda e indigna en contra de su persona”.

Precisamente, Sigifredo López aprovechó la ocasión para manifestar que el perdón de las víctimas otorgado hoy a las FARC “es sincero y generoso” y logra “liberar del dolor y la indignación”.

“Hemos perdonado, pero sin olvidar lo que pasó. Las infamias hay que recordarlas y difundirlas para que queden grabadas en la memoria colectiva y nunca más se repitan con otras víctimas”, puntualizó.

En el acto estuvieron también presentes los insurgentes Félix Antonio Muñoz Lascarro, alias “Pastor Alape”; Judith Simanca Herrera, alias “Victoria Sandino”, y Édgar López Gómez, alias “Pacho Chino”.

Por parte del Gobierno colombiano asistieron el alto Comisionado de Paz, Sergio Jaramillo; el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, y el exgobernador del departamento de Meta Alan Jara, actual director de la Unidad de Víctimas.

El Gobierno colombiano y las FARC firmaron el pasado 24 de noviembre el acuerdo definitivo de paz tras más de cuatro años de negociaciones en La Habana.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.