COMPARTE

Familiares de tres de las 49 víctimas mortales de la masacre en un bar gay de Orlando, Florida (EE.UU.), depositaron este martes una demanda civil federal en contra de Google, Facebook y Twitter, por supuestamente proveer “apoyo material” al grupo yihadista Estado Islámico (EI), que inspiraría la matanza.

La demanda civil fue depositada este lunes por el abogado Keith Altman en la Corte Federal del Este de Michigan en nombre de los familiares de Tevin Eugene Crosby (25), Juan Ramón Guerrero (22) y Javier Jorge Reyes (40), quienes murieron durante el asalto al Club Pulse, en el corazón de la ciudad floridana de Orlando, a manos del estadounidense de origen afgano Omar Mateen el pasado 12 de junio.

El documento de 51 páginas, obtenido hoy por Efe, indica que Google, Facebook y Twitter “por años, e irresponsablemente, proveen al grupo terrorista EI con cuentas que utilizan en sus redes sociales como herramientas para diseminar propaganda extremista, recaudar fondos y atraer a nuevos reclutas”.

En la demanda, los familiares de Crosby, Guerrero y Reyes, residentes en Michigan, Carolina del Norte y Florida, respectivamente, explican que Google, Facebook y especialmente Twitter sirvieron de canales para la matanza de Pulse, un club gay que era considerado como refugio por la comunidad LGBTI de la Florida Central.

“Entre los factores contribuyentes a la tragedia (está que) Mateen fue en parte radicalizado por la propaganda de EI, posteada en las plataformas (sociales) de los acusados”.

Durante una conversación con un agente de la policía de Orlando, a través de la línea de emergencia 911, y poco antes de ser acribillado por los agentes, Mateen, de 29 años, juró lealtad a Abu Bakr al Bagdadi y a EI, en cuyo nombre perpetró su matanza.

“Las compañías de medios sociales continúan permitiendo que los grupos terroristas operen (en sus plataformas) pese que existen pasos que pueden dar para minimizar y frenar a estos grupos”, explica en la demanda Altman, abogado de los familias querellantes.

“Los acusados no solo dejan que grupos terroristas como EI usen sus sitios para ofrecer su propaganda y planear sus ataques, sino que además se benefician de ello”, añadió Altman en la demanda, según los documentos oficiales depositados este lunes.

La queja judicial incorpora en sus documentos decenas de fotografías, enlaces de la actividad de EI como evidencia en contra de los medios sociales demandados, así como comentarios hechos en septiembre de 2014 por Un Wexler, portavoz de Twitter, en los que entre otras cosas dice que los usuarios de esa red social en todo el mundo envían aproximadamente 500 millones de tuits cada día y que “nosotros no los monitoreamos activamente”.

La demanda solicita al tribunal encontrar a Google, Facebook y Twitter civilmente responsables de violar las leyes, al punto de cometer un acto de terrorismo internacional “a sabiendas, a propósito o con deliberada ceguera …”.

La demanda también pide compensación monetaria para los familiares de Crosby, Reyes y Guerrero, aunque no determina el monto.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.