Foto Referencial
COMPARTE

Fiscales de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socieconómicos, continuaron este martes con las inspecciones en las panaderías, para garantizar la producción y elaboración de pan, pero en la mayoría de los casos se han encontrado con que el producto no se elabora por falta de harina de trigo.

De acuerdo a lo indicado por algunos comerciantes del ramo, en la inspección participan milicianos, además de los fiscales. El trato que dan a los inspeccionados es cordial, pero les advierten que cuando reciban la harina deben vender el pan francés en 130 bolívares la unidad, el canilla en 250 y el campesino en 600.

A los clientes les parece de maravilla que se fijen estos precios, porque algunos panaderos están vendiendo el canilla hasta en 1.200 bolívares. No obstante los comerciantes aseguran que es imposible vender a los precios que sugiere el Gobierno, porque el precio del saco de harina está fijado en 11 mil bolívares en molino, pero como no hay , tienen que comprárselo a los bachaqueros en 170 mil.

A esto se le debe agregar el hecho de que la lata de manteca está en 180 mil bolívares. Medio kilo de levadura cuesta mil 700 bolívares. Por cada saco de harina se deben utilizar dos kilos de azúcar más 700 gramos de sal, para poder elaborar el pan.

Juan José Ramos indicó que en su establecimiento no se recibe harina subsidiada desde diciembre. Todo este tiempo ha sobrevivido con harina adquirida en el mercado negro, pero sólo elabora pan dulce para que sirva de atractivo y los clientes entren al negocio a comprar leche, jugos y otras cosas.

Refirió que en diciembre del año pasado, en su panadería se compraban cien sacos mensuales, para utilizar unos 12 diarios. Con eso se elaboraban ocho mil 500 panes franceses diarios.

Dijo que aprovechó la visita de los fiscales de la Sundde, para pedirles que le vendan harina para poder seguir elaborando pan. Por supuesto la respuesta fue negativa, pero le advirtieron que si prepara cachitos se expone a que le ocupen temporalmente la panadería para entregársela a los CLAP.

Agustin Rodríguez indicó que entre lunes y martes su panadería ha sido fiscalizada dos veces por funcionarios de la Sundde y los milicianos, pero en ambas oportunidades han verificado que no tiene harina y por lo tanto tampoco pan.

Rodríguez dijo que le advirtieron lo de los precios, pero no puede vender como le sugirieron, por falta de la principal materia prima para la elaboración del pan. “Antes conseguíamos harina hasta en el periférico, pero ahora no”.

Jose Dichy, secretario de Relaciones Interinstitucionales de la Asociación de Comerciantes e Industriales de la Panificación y Afines, (Acipan), corroboró que las inspecciones comenzaron en Carabobo el pasado lunes, con visita a establecimientos de las parroquias San José y Rafael Urdaneta de Valencia.

Dichy informó que la asociación está solicitando que las inspecciones tomen en cuenta las estructuras de costos.

Precisó además que no se puede aplicar el mismo criterio en un local pequeño, en el que trabajen seis personas, que en uno grande donde laboran 20.

CIFRAS

De acuerdo a lo indicado por el presidente del gremio panadero en Falcón, Víctor Nercio, en Venezuela existen 10 mil panaderías donde se generan 300 mil empleos directos y un millón 200 indirectos. Pero se necesitan 120 mil toneladas métricas mensual de trigo en los silos y la misma cantidad en proceso de comercialización, para que no se detenga el proceso productivo. Sólo así se garantizará los 32 kilos de pan por persona, que se consumen en el país al año.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.