Fiscalía colombiana acusa a dos policías por la muerte de un joven afro
/ Foto: Cortesía

La Fiscalía colombiana acusó a dos policías por su presunta responsabilidad en la muerte de un joven afrodescendiente fallecido en 2020, al parecer por los golpes recibidos de los uniformados por violar la cuarentena decretada por el Gobierno para contener la propagación del coronavirus.

Los patrulleros Leonardo Ardila Hernández y Rafael Francisco Polanco Arrieta fueron acusados por su «presunta responsabilidad en la agresión y posterior muerte de Anderson Andrés Arboleda Montaño, en hechos ocurridos el 19 de mayo de 2020», informó este lunes la Fiscalía en un comunicado.

Arboleda, de 19 años, murió el pasado 20 de mayo en la Clínica Valle del Lili de Cali, a donde fue remitido desde el municipio de Puerto Tejada, en el vecino departamento del Cauca, lugar en el que supuestamente tuvo una discusión con la Policía que lo requirió por incumplir el confinamiento obligatorio impuesto por el Gobierno para contener la expansión del coronavirus.

Familiares del joven culparon a dos policías por —según sus declaraciones— golpearlo en la cabeza y en otras partes del cuerpo y agredirlo pese a que él no fue grosero con ellos.

A partir de ese momento, la Fiscalía abrió una investigación preliminar por el caso que indignó al país y que fue comparado con el homicidio de George Floyd en Estados Unidos.

Abuso de autoridad

En ese sentido, un fiscal de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos acusó a los dos procesados por los delitos de «abuso de autoridad por acto arbitrario e injusto, en concurso heterogéneo con el delito de homicidio agravado».

La Fiscalía detalló que el joven murió producto de un trauma craneoencefálico severo.

En su momento, Claudia Arboleda, madre del joven fallecido, dijo que su hijo estaba llegando a casa y se encontró con dos policías que iban en una moto, uno de los cuales le dio «tres bolillazos (golpes con una macana)» que luego le causaron «muerte cerebral».

Ella llevó a su hijo a la estación policial para presentar una queja formal ante el comandante, que calificó como una mentira el relato del joven, aún consciente, porque sus subalternos «eran muy decentes».

El muchacho comenzó a sufrir dolores de cabeza y su madre lo llevó al hospital del pueblo, desde donde fue traslado a la Clínica Valle del Lili porque ya tenía muerte cerebral y allí falleció.

«En ningún momento fue grosero con los policías», manifestó la mujer y añadió que su hijo no tenía ningún antecedente judicial y era un «trabajador independiente».

La muerte del joven llevó a que artistas y otros sectores del país condenaran el hecho. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.