Formato mixto y
/ Foto: EFE

El formato híbrido con unos pocos delegados asistiendo de manera presencial y una inmensa mayoría de forma virtual, así como el retorno de un presidente cubano y el debut tardío de Nicolás Maduro, serán algunas de las novedades de la Cumbre Iberoamericana que se llevará a cabo este miércoles en Andorra con la pandemia de la COVID-19 como un telón de fondo.

El virus constituye precisamente el culpable del inusual formato de la tradicional reunión de jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica, pues la cita estaba programada originalmente para noviembre pasado, pero se pospuso ante las dificultades para su organización.

El escollo fue superado con la decisión de efectuar un encuentro de formato mixto que, en principio, solamente contará con la presencia física de los jefes de Estado y de Gobierno de Andorra, España, Portugal, República Dominicana y Guatemala, mientras que los demás participarán por videoconferencia en una reunión que será la más corta desde que este tipo de encuentros empezaron a realizarse en 1991.

España estará representada por el rey Felipe VI y el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, quienes estarán acompañados por el presidente y el primer ministro de Portugal,  Marcelo Rebelo de Sousa y António Costa, respectivamente, mientras que del lado latinoamericano estarán los presidentes de República Dominicana y de Guatemala,  Luis Abinader y Alejandro Giammattei, respectivamente.

Giammattei intervendrá porque su país fue el encargado de celebrar la cumbre anterior, en noviembre de 2018, en tanto que Abinader lo hará para recibir el encargo de organizar en República Dominicana la próxima cita, que, se espera, retorne al esquema tradicional del encuentro presencial.

Díaz-Canel y Maduro, las grandes novedades

La reunión en Andorra marcará el retorno formal de un presidente cubano desde 2001, pues Miguel Díaz-Canel confirmó que intervendrá por videoconferencia.

Díaz-Canel ya fue portavoz de Cuba en la Cumbre Iberoamericana de Veracruz (2014), aunque entonces lo hizo como vicepresidente en representación de Raúl Castro.

También será la primera vez para el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien desde que asumió el cargo en 2013 nunca había participado como tal en una  Cumbre Iberoamericana, aunque estuvo en calidad de canciller de Hugo Chávez en las reuniones de Mar del Plata (2010) y Asunción (2011).

El presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, no participará en la cumbre en protesta por la presencia virtual de Maduro, pues estima que Andorra, como organizador del encuentro, debía haber invitado al líder opositor Juan Guaidó, reconocido por algunos países como presidente de Venezuela.

Tampoco está prevista la presencia de los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador, y de Nicaragua, Daniel Ortega, quienes delegaron su representación en sus ministros del Exterior, Marcelo Ebrad y Denis Moncada, respectivamente.

En el caso del presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, la de Andorra será su última cumbre, pues en enero del próximo año termina su mandato.

Los presidentes de Colombia, Iván Duque; de Panamá, Laurentino Cortizo; de Costa Rica, Carlos Alvarado, y de Uruguay, Luis Lacalle Pou, confirmaron que participarán de forma virtual, mientras que la Secretaría General Iberoamericana está a la espera de la confirmación de la asistencia, presencial o virtual, de otros gobernantes.

Secretaria iberoamericana dice que cumbre es “histórica”

El presidente de Bolivia, Luis Arce, llevará a la cumbre la campaña internacional de su país para liberar las patentes de vacunas contra la COVID-19, según anunció hace algunos días su canciller, Freddy Mamani, aunque sin precisar si lo hará de forma presencial en Andorra o de manera virtual.

Se espera que al término de la XXVII Cumbre Iberoamericana los jefes de Estado y de Gobierno le dediquen un espacio especial al tema de la pandemia en su consensuada declaración final, principalmente para definir una respuesta común frente al virus que desde el año pasado hizo cambiar al mundo.

La postura de los gobernantes seguramente estará centrada en las deliberaciones virtuales en impulsar una estrategia común para el acceso universal de las vacunas y para que los países de menos desarrollo obtengan una financiación internacional.

A pesar del formato híbrido por la pandemia, la secretaria general iberoamericana, la costarricense Rebeca Grynspan, se niega a considerar que en la reunión habrá sillas vacías a raíz de la ausencia física de la mayoría de mandatarios de la región.

Por el contrario, Grynspan, que por última vez organiza una cumbre, considera que la reunión debe ser calificada de “histórica”, pues es la primera de los 22 países iberoamericanos durante la pandemia. EFE




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.