Imágen Referencial

En el foro virtual Las verdades del periodismo sobre la COVID-19, las periodistas venezolanas Luisa Salomón de Prodavinci y Mariana Souquet de Efecto Cocuyo, debatieron junto al director general de Medianálisis, Andrés Cañizález, sobre comunicar la realidad de la pandemia en un contexto de desiformación y opacidad institucional.

En el evento organizado por la Asociación Civil Medianálisis y el Observatorio Venezolano de Fake News Luisa Salomón comentó que, cuando se trata de ciencia, es la política principal de Prodavinci siempre contar con la guía y acompañamiento de un especialista. De igual manera resaltó que durante 2021, el medio al cual pertenece se ha enfocado en trabajar la ausencia de datos.

Mariana Souquet expuso que la unidad de fact checking de Efecto Cocuyo ha servido para hacer seguimiento a todas las informaciones que han circulado desde principios de la pandemia. La periodista resaltó que, a su juicio, en esta época no sólo los médicos pueden salvar vidas, sino también los periodistas al brindar una buena información.

Souquet citó como ejemplo el caso del Ministerio de Salud de Colombia, que de manera pública detalla en una base de datos como la edad, sexo y ubicación de los afectados, lo cual permite ubicar los lugares donde hay más transmisión del virus. Asimismo apuntó que en el caso de Venezuela, si bien los periodistas pueden llevar su propia base de datos, es deber del Estado brindar esa información.

COVID-19 y fake news

La cantidad de bulos y fake news acerca del origen del virus y la efectividad de las vacunas que se han propagado, incluso por canales oficiales, representan otro reto para el periodismo.

Salomón recordó que en 2020 elaboró un trabajo sobre el diagnóstico del virus, “por un tiempo se pensó que Venezuela estaba teniendo una buena capacidad de diagnóstico y que se estaban haciendo suficientes pruebas para su detección, sin embargo, las muestras eran en pruebas diagnósticas rápidas”.

La periodista de Prodavinci mencionó con preocupación el tema de la automedicación, el cual se ha reforzado por el miedo al incremento acelerado de contagios. Enfatizó en que el periodismo que trabaja con ciencia debe hacer un esfuerzo en informar que en la mayoría de casos de COVID-19 los pacientes se recuperan.

Mariana Souquet recomendó a los periodistas en el área de la salud y de chequeo mantenerse siempre actualizados ante los últimos avances de la medicina para evitar caer en falsas recomendaciones.

Irresponsabilidad en el discurso público

Ambas periodistas coinciden en que el discurso oficial se ha hecho desde la política y no desde el abordaje comunicacional de la enfermedad. Denuncian que los voceros sean Delcy Rodríguez o el mismo Nicolás Maduro y como esto desestima la presencia de los expertos en la materia como los médicos epidemiólogos.

Souquet recordó como a principios de la pandemia el Gobierno calificaba la enfermedad como un arma biológica y de bioterrorismo, lo que originó en la mayoría de la población un pánico inducido. Insistió en que el manejo de la comunicación de riesgo por parte del Estado no ha sido acertado.

El periodismo, un servicio social

Generar información útil es la mayor satisfacción para estas periodistas, quienes se han dedicado a reseñar las verdades de la COVID-19 desde el ejercicio responsable. El resultado final de sus investigaciones lo notan cuando el público se hace eco de ellas y las comparten en las diferentes plataformas.

Puedes ver el foro completo aquí.

Nota de prensa.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.