El malestar de Fujimori coincide con la época de indultos que el gobierno otorga a fin de año. (Foto Archivo)
COMPARTE

El expresidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000), preso por crímenes de corrupción y lesa humanidad, dejó la clínica donde fue sometido a exámenes médicos y retornó a una cárcel policial en condiciones que, según dice, lo matan lentamente.

“No pido privilegios, sólo condiciones mínimas para sobrevivir esta prisión que me mata lentamente, necesito agua”, comentó este miércoles Fujimori a través de una cuenta de Twitter en la que se publica bajo su consentimiento. Se refería a un corte de energía en el sector, que impedía el funcionamiento de la bomba eléctrica de agua.

Fujimori, que pasó dos días en la clínica, cumple desde 2007 una condena de 25 años de cárcel por corrupción y violación de los derechos humanos durante su gestión en el marco de la lucha contra la guerrilla de Sendero Luminoso.

Alejandro Aguinaga, su médico de cabecera, explicó que Fujimori ha salido más tranquilo luego de los exámenes al páncreas y al quiste (en dicho órgano) que se le realizaron.

“Él tiene un quiste en el páncreas que lo observamos. Se va tener que hacer un nuevo control cada seis meses con una endoscopia gástrica y sonda lectora para tener imágenes del páncreas y la talla del quiste”, explicó.

Aguinaga, un excongresita fujimorista, manifestó que muchos problemas deterioran la salud de Fujimori, de 78 años, especialmente un pedido reciente de indulto, que fue rechazado, que había sido solicitado por un ciudadano.

“Esta semana estuvo mortificado, por un indulto que no había solicitado. Le molesta que cada vez que hay problemas en el gobierno use como maniobra para distraer”, manifestó Aguinaga.

El malestar de Fujimori coincide con la época de indultos que el gobierno otorga a fin de año. El presidente Pedro Pablo Kuczynski afirmó en julio que no indultaría al exgobernante, pero aseguró que firmaría una ley de arresto domiciliario si lo pide el Congreso, hoy controlado por la oposición populista del partido que dirige la hija de Fujimori, Keiko Fujimori.

El traslado del expresidente a centros de salud ha sido recurrente en los últimos tres años debido a su hipertensión arterial y a una lesión cancerígena en la lengua, por la que ha sido operado en cinco ocasiones y que requiere evaluación periódica.

Debido a su salud, sus cuatro hijos solicitaron en 2013 un indulto al expresidente Ollanta Humala, quien lo rechazó en base a un informe médico que indicó que Fujimori no reunía las condiciones de gravedad para recibir ese beneficio.

En julio de este año, Fujimori volvió a presentar una solicitud de indulto humanitario que fue acogida a trámite. No obstante, el 5 de septiembre la retiró e informó que no volvería a presentar otra solicitud similar.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.