Miguel Castillo represión Maduro
Miguel Castillo, 27 años. (Foto Twitter)
COMPARTE

En la avenida principal de Las Mercedes, a la altura del Centro Venezolano Americano (CVA) realizaron este jueves una inspección, estudio planimétrico y reconstrucción de hechos para determinar de dónde provino el disparo que le quitó la vida a Miguel Castillo Bracho, periodista de 27 años, mientras manifestaba contra el gobierno la tarde del miércoles.

El Ministerio Público designó a los fiscales 34 nacional y 126 de Caracas, Ramón Diamont y Luis Dordelly respectivamente, para dirigir las investigaciones conjuntamente con el Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Patólogos de la Unidad de Criminalística contra la Vulneración de Derechos Fundamentales de la Fiscalía realizaron la autopsia esa misma tarde y los familiares recibieron autorización para retirar el cuerpo.

El velorio sería en el Cementerio del Este. Ayer acudieron unos parientes a culminar con los trámites de registro civil y otros documentos.

Extraoficialmente se supo que el proyectil que le quitó la vida a Castillo le fue extraído durante la autopsia. Se trata de una pieza metálica de forma esférica (redonda), que le ingresó por el pectoral izquierdo y le quedó alojado.

Miguel Bracho era egresado de la Universidad Santa María y era hijo de una funcionaria de la Alcaldía de Baruta. Vivía en Bello Monte.

Al ser impactado y caer desvanecido sus compañeros lo llevaron a la Policlínica Las Mercedes, donde fue ingresado sin vida. Al poco tiempo fue llevado a la morgue.

Trascendió que por instrucciones superiores todas las víctimas provenientes de manifestaciones que ingresen a la morgue deben ser entregadas a sus familiares a la mayor brevedad posible.

Desde que comenzaron las protestas en Caracas todos los fallecidos han sido autopsiados el mismo día y entregados a sus familiares, excepto el estudiante de la Unimet, Juan Pablo Pernalete Llovera, asesinado en Altamira el 26 de abril. Su familia no pudo llevárselo esa misma noche porque faltaban algunos trámites funerarios.

Este jueves en Las Mercedes los investigadores realizaron encuestas entre comerciantes en busca de vídeos y también verificaron si algún otro organismo policial solicitó las grabaciones de las cámaras de seguridad en algunos negocios la tarde del miércoles sin autorización de la Fiscalía.

Ayer los funcionarios de la morgue restringieron el acceso a esas instalaciones que desde hace varios meses se encuentra acordonada con una cerca metálica. Varios periodistas fueron obligados a abandonar el recinto y permanecía un funcionario, llave en mano, en cada puerta.

A los familiares de los difuntos les chequeaba documentos para permitirles el ingreso a las oficinas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.