COMPARTE

El 27 de noviembre del año 1515 fue fundada Cumaná, capital del estado Sucre, por Fray Pedro de Córdoba, quien escogió este lugar para comenzar la conquista pacífica y evangélica de la tierra firme americana.

Cumaná era llamada Puerto de las Perlas por la riqueza perlera que atrajo a los colonizadores, además del abastecimiento de agua dulce del río Chiribichí (hoy Manzanares) y frente a esta costa la Península de Araya con sus imponentes salinas.

Córdoba, franciscano que llegó en una expedición de religiosos dominicos desde la isla de Santo Domingo, trajo el proyecto pacifista contra la violencia hacia los indígenas por parte de los colonizadores españoles, narró Orlando Balbás, historiador e investigador.

Para Balbás, Cumaná surge como una ciudad que se identifica con el proceso de evangelización de franciscanos y dominicos, en medio de un conflicto en el que los conquistadores ejercieron una gran violencia contra los indígenas. Resaltó que los indígenas se levantaron contra los invasores en 1514, tras el secuestro del cacique Cumaná, bautizado Don Alonso, y su familia para venderlos como esclavos en Santo Domingo.

El libro Los Fundadores de Cumaná, del cronista Ramón Badaracco, refiere que el proyecto de evangelización de Fray Pedro de Córdoba se impuso hasta 1521, cuando fallece en Santo Domingo. En ese momento se presentan nuevamente los crímenes, torturas y masacres contra los indígenas por parte de los españoles.

Para controlar la revuelta indígena, el cabildo de Cubagua, a cuyo frente estaba Don Francisco de Vallejo, ordenó a Jácome Castellón, traficante de esclavos y conocedor como ninguno del territorio y sus jefes indígenas, armar una expedición para pacificar la costa firme.

A su vez, revela el texto, Castellón bautizó el asiento poblacional con el nombre de Nueva Córdoba en honor del fundador Fray Pedro de Córdoba. Las guerras continuaron, así como las expediciones de misioneros de diferentes congregaciones, por la conquista de la tierra firme hasta 1530, cuando Cumaná fue azotada por un terremoto.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.