Atiende al 20 por ciento de los cánceres pediátricos de Venezuela. Pero, lamentable que este último año, entre el 2017 y 2018, registra un 50% de mortalidad de la población infantil asistida. Además, que un tratamiento para una primera fase de un caso de leucemia oscile en dos mil 400 dólares y un diagnóstico inicial de cáncer pediátrico esté alrededor de 350 dólares.

Son las estadísticas que reporta la Fundación de Ayuda del Niño con Cáncer del estado Carabobo (Fundanica), que al arribar a sus 23 años, sigue llevando esperanza y alegría a pacientes atendidos en la Unidad Hemato Oncológica Dra. Teresa Vanegas del Hospital Carabobo, como de la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera, y demás centro de salud.

“El 2017 fue un año difícil, porque tuvimos casi un 50% de mortalidad de los casos tratados. Para Fundanica ha sido un reto lograr proveer medicinas de alto costo mientras los anaqueles de nuestros hospitales permanecen vacíos de quimioterapia. El cáncer no espera”, destacó Virginia Segovia de Bolívar, durante la presentación de la Rendición de Cuenta Año 2017.

Atienden niños de Carabobo y de otros estados, que se ven en la necesidad de trasladarse a la región para recibir tratamiento, debido a la falta de unidades oncológicas. Pero, ante la realidad asumida, destacó que enfrentan un incremento de los casos por atender, a lo que se suma el grave problema de desnutrición; “estamos convencidos, que ningún niño merece morir en el amanecer de su vida”, expresó.

“Como Fundación no pretendemos suplir el papel del Estado venezolano”, reiteró la solicitud que de manera incansable han realizado a los entes públicos y rectores de la salud, para que facilite la entrada de medicamentos desde diferentes partes del mundo, que están dispuestos a proporcionar ayuda humanitaria.

Invitó a los representantes de los diferentes sectores se conviertan en aliados para seguir llevando esperanza y vida. La presidenta de Fundanica precisó que frente a la situación financiera que atraviesa el país “los gastos a cada momento se duplican. El año pasado teníamos presupuesto de 350 millones de bolívares, y este 2018, necesitamos minino 800 millones mensuales para seguir operando”.

Salvemos Vidas

Alejandra Álvarez, pediatra oncólogo y directora médica de Fundanica, luego de dar un sentido reconocimiento a la Dra. Teresa Vanegas, fundadora de la institución, por su extraordinaria dedicación e investigación a la oncología pediátrica en Venezuela, detalló el alto costo que representa el diagnóstico de cáncer pediátrico, equivalente a unos 350$, mientras que para la fase inicial del tratamiento se requieren “al menos unos 2400$ en leucemias y 2100$ a casos de tumores sólidos”.Resaltó

Álvarez insistió en el enorme esfuerzo del personal de salud que labora sin las condiciones e insumos requeridos. “Para quienes laboramos en estas dos unidades es un sueño poder recibir la ayuda de instituciones como Fundanica, gracias a tan valiosas colaboraciones, logramos cumplir nuestra principal misión de salvar la vida de nuestros pacientes en esta dura batalla” acotó.

Virginia Segovia de Bolívar, presidenta de la institución social, señaló “hemos dado detalles importantes sobre el uso de nuestros ingresos, provenientes de la empresa privada, voluntariado particular, y la venta de nuestro principal programa de recaudación, el calendario Fundanica”.

Virginia Segovia de Bolívar, presidente de Fundanica, con el joven Darwin Angulo, sobreviviente de cáncer.- (Foto cortesía)

Transparencia y confianza

Durante el balance presentado de ingresos y egresos, Jeluhet Houtmann, directora de Consultoría Jurídica de Fundanica, realzó la transparencia que ha caracterizado a esta institución, permitiendo que pese a las circunstancias “puedan seguir brindando credibilidad y confianza a los aliados”.

Gracias al apoyo de valiosos aliados nacionales y del exterior, “Fundanica en el 2017, dispuso más de 15% de sus ingresos a la adquisición de medicinas antineoplásicas, requeridas para cumplir con urgencia el tratamiento de nuestros niños”.

Aunque el último trimestre del año ha sido difícil, agregó Houtman, hay mucha gente que está dispuesta a colaborar. “Perdimos algunas vidas, pero la labor se traduce en la salvación de muchas otras. Por eso, seguimos incansables para prestar nuestra ayuda”.  Para Houtmann, “nos hace falta seguir caminando en esta lucha que es de todos, pero confiamos en nuestro voluntariado, y esperamos siga creciendo, al igual que nos gustaría contar con el apoyo gubernamental”.

“A pesar de las adversidades económicas y sociales, Fundanica obtuvo buenos frutos en el 2017. Con un 25% de respaldo de la empresa privada atendimos a 120 niños. Los particulares han sido el mayor porcentaje de respaldo, quienes como ángeles generosos, sin saber quiénes son muchas veces, permiten salvar vidas de niños”, señaló.

Una gran familia

 

Sobrevivientes del cáncer y pacientes en remisión asistieron al encuentro. Darwin Angulo, joven de 19 años, estudiante de ingeniería electrónica de la UNEFA, resaltó “no hubo momento difícil en que Fundanica no estuviera allí para brindarme una mano amiga, ella nos muestra que en las noches más oscuras hay estrellas que nos brinda luz de esperanza”.

Diagnosticado a los 11 años de un cáncer de faringe, agradeció el apoyo de todos quienes hacen posible esta causa noble “no solo económico, sino moral y espiritual que necesitamos durante el cáncer. Llevo más de 5 años de estar recuperado de esta enfermedad. En Fundanica somos una familia”.

 

Laura Porras, directora de voluntariado Fundanica: “El valor más grande que tenemos los venezolanos, es el agradecimiento. En 23 años hemos reunidos muchísimos voluntarios, para brindar una mejor calidad de vida a más familias que enfrentan esta difícil enfermedad”.

 

“Trata de dejar el mundo en mejores condiciones de las que tenía cuando llegaste a él” citando esta frase, Porras resaltó el gran legado del sector empresarial, y la suma de voluntades como: Un Día de Alegría, Doctor Yaso, Dr. Alfredo Graffe, Comparte por una Vida, Colegio Juan XXIII, Hi KidFoundation, Venezolanos en Kendall, Ventanas de Venezuela, entre otros, que se han unido “a celebrar este sueño de celebrar una vida digna y alegre. Los niños son el presente de Venezuela y los necesitamos”.

El evento conducido por Laritza Peña, contó con las presentaciones musicales de Ricardo Burguillo y Andrea Villegas, quienes deleitaron a los presentes con talentosas interpretaciones; al igual que la colaboración de aliados como Hesperia WTC Valencia, Proesa, Cafetera San Miguel y Colegio Juan XXIII.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.